El imperio patrimonial que deja Carlos Marín, de Il Divo, tras toda una vida dedicada a la industria musical

El cantante amasó una fortuna considerable gracias a todos los años en activo, estando en primera línea de la industria musical
Los artistas recuerdan la pérdida de Carlos Marín, cantante de Il Divo: de Barbra Streisand a Bustamante
Carlos Marín
  • Cordon Press

Tiempo de lectura: 2’

Este mismo fin de semana, Carlos Marín, la voz española de Il Divo, nos dejaba. Lo hacía a los 53 años, víctima de la Covid-19. Lo había pasado meses atrás y tenía la pauta de vacunación completa, pero se infectó con la variante Delta y, el tiempo que tardó en acudir al médico para pedir asistencia, pudo ser determinante para que sus pulmones estuvieran en una situación irreparable. Ahora, y después de todas esas informaciones que hemos ofrecido en los últimos días al respecto de las circunstacias que rodearon su muerte, lo que ha sido objeto de análisis es esa fortuna que logró amasar gracias al esfuerzo de su trabajo.

Así las cosas, y tal y como podemos leer en 'Jaleos', la web de crónica social de 'El Español', el portal 'Celebrity Networth', especializado en tasar las propiedades de las celebridades, estima que el patrimonio de este hombre al que su entrada en Il Divo -en el año 2004- le cambió la vida por completo, en casi 18 millones de euros. Ahí es nada. Más allá de la cantidad de millones de discos que vendió a lo largo y ancho del mundo junto a esos tres compañeros de aventura musical que se han quedado completamente rotos con su pérdida, también desempeñó parte de su carrera como mánager.

Recordamos la gran trayectoria de Carlos Marín

Cordon Press


Sus empresas más allá de Il Divo

Lo hacía a través de la empresa Espectáculos Tercer Milenio de la que era propietario. Una empresa en la que, según el mencionado medio digital, este figura aún como administrador único y en el que su hermana Rosa -la que concedía esas declaraciones este miércoles al diario 'ABC' explicando cómo fueron esos últimos días de su hermano- aparece como apoderada. También su expareja, Geraldine Larrosa -conocida artísticamente como Innocence-, figura en la sociedad, aunque en su caso como accionista. Ellas serán ahora quienes tomen las decisiones al respecto sobre esta empresa de representación de artistas que, ahora, queda huérfana de padre de manera abrupta y repentina.

Al margen de esto, el vocalista también tenía acciones en otras dos sociedades, ambas relacionadas con la presentación de servicios artísticos. En concreto, era socio y administrador único de Ópera Diamond S.L. y administrador de Trapp Entertainment S.L. Todas ellas le dieron beneficios suficientes como para que, ahora, aquellos a quien él haya considerado dejar este legado que, como ha quedado demostrado, es más que jugoso.

También te puede interesar...

Carlos Marín, la prodigiosa voz de Il Divo que ha apagado el coronavirus: desde su primer disco hasta Disney

Innocence, la exmujer de Carlos Marín (Il Divo): su apoyo fundamental en los últimos días de vida del cantante

CADENA 100