La historia de un hombre que se lleva a su perro al gimnasio y la oficina que se ha hecho viral y nos emociona

Su mascota está demasiado mayor para dejarla sola y he decidido que le acompañe allá donde vaya. Te mostramos ese hilo y las reacciones de los usuarios
La historia viral del hombre que lleva a su perro al gimnasio y al trabajo
Twitter

Tiempo de lectura: 2’

Amigos fieles. Compañeros de vida. Las mascotas, para muchos, son una parte fundamental de la familia y, como tal, las tratan. Pero lo cierto es que la historia viral que venimos a contar hoy, para arrancar la semana de la manera más tierna que se nos ocurre, supera todos los límites imaginables. Hablamos de ese tuit, que dio pie posteriormente a un hilo, en el que se habla del trato mimado cuidado hasta el extremo con un animal. ¿Por qué? Porque el perro de este hombre del que se habla es muy mayor, y este ha tomado la determinación de llevarlo a todos los lados con él para que no se quede solo en casa. Incluidos el gimnasio y el trabajo, que, en principio, no son lugares adecuados para ellos. Como lo estáis leyendo.

No es él mismo quien lo ha contado, sino alguien que coincidió con él haciendo ejercicio físico. "Hoy un tipo llevó a su perrito al gimnasio, y este lo seguía a todos lados y se quedaba al lado esperándolo en cada ejercicio, por ahí el perrito se iba a dar una vueltita. Me dijo que dsp lo llevaba a la oficina tmb porque es viejito y no lo quiere dejar solo tanto tiempo", se puede leer en ese mensaje en el que se muestra la imagen que así lo corrobora. Sin dar más pistas de quién es el dueño, pero llegando al corazón de muchos amantes de los animales.



Diferentes opiniones

Lo cierto es que, a pesar de que hay muchos aplausos para el dueño y, sobre todo, para ese gimnasio que permite que los animales campen a sus anchas en sus instalaciones, también los hay que ven como una tortura para el perro estar en ese ambiente tan ruidoso. "El 99% de los de aquí, jamás habrá pisado un gimnasio. El constante choque de las pesas con el metal de las máquinas y la música a tope debe ser una tortura acústica para la audición de un perro. Y no menciono los incontables accidentes que puede sufrir el can al merodear las máquinas", sentencia un usuario que, por sus palabras, parece saber muy bien de qué habla. Hay quien le rebate este argumento, sosteniendo que tampoco es para tanto: "No, ¿eh?. Ni música a todo volumen y tampoco ruidos de pesas. Hay música si, a un volumen decente, no son discotecas, llega a haber algún sonido de vez en vez, pero nada estridente. Los accidentes eso si pueden suceder, hay que mantener al perrito cerca".

"Me van a saltar a la yugular los amantes de los animales y los niños. Pero un gimnasio no es un ámbito para ellos. Corren peligro (no hay que explicar esto, creo) y ponen en peligro a los demás (puede haber tropiezos por querer esquivarlos, me paso el otro día con un pibito)", es otra de esas sentencias de las personas que parecen no aplaudir la iniciativa y que no están por la labor de ir a ejercitarse y encontrarse con una escena como la que se enseña en este tuit.

Relacionados

CADENA 100