El giro radical de Marta Domínguez a su vida y la foto que lo demuestra: de atleta a guardia de seguridad

Una foto que se ha convertido en viral ha bastado para tirar del hilo de cómo es el día a día de la que fuera campeona de Europa de atletismo
Marta Domínguez ha terminado su vida ligada al deporte y ahora ejerce como vigilante de seguridad
Cordon Press

Tiempo de lectura: 2’

Durante unos años, el nombre de Marta Domínguez fue uno de los más importantes del deporte español... hasta que se vio envuelta en un caso de dopaje, en 2010, del que finalmente se vio absuelta. Pero lo cierto es que ya nunca más se volvió a hablar de ella como la atleta que había sido: estuvo presente en dos Juegos Olímpicos representándonos, Atlanta 1996 y Sídney 2000, y fue dos veces campeona de Europa, Múnich 2002 y Gotemburgo 2006. También lo fue posteriormente del mundo en la categoría de 3.000 obstáculo, pero una sanción relacionada con el dopaje llevó a que se le despojara del título.

Lo último que se había sabido de ella -después de una breve incursión en el mundo de la política- era que estaba opositando para el cuerpo de la Policía Nacional. Ahora, una imagen que se ha hecho viral en las redes sociales muestra cómo, si bien no ha quedado muy lejos de aquello, no es en ese círculo en el que ha entrado, sino que trabaja para una empresa de seguridad. Sí, Marta es vigilante. La imagen que está circulando en las redes sociales demuestra que es vigilante en la estación del AVE de Palencia, la ciudad que la vio nacer y crecer y a la que ha regresado tras la dureza de esas relaciones y sanciones relativas a la esfera del 'dopping'.

Marta, como muchos otros, sufrió los estragos de la pandemia en el terreno laboral. Hasta que estallara la crisis sanitaria, era monitora en un gimnasio también en esa ciudad castellano leonesa que, como explicaremos a continuación, renegó de ella después de esa Operación Galgo en la que se destapó la adulteración para conseguir ser mejor y que provocó que el TAS -tribunal de arbitraje deportivo- reconociera su dopaje y la sancionara durante tres años sin competir. Las restricciones y las circunstancias particulares de la pandemia, sacudieron a ese sector, el de los gimnasios, con una virulencia tal que ha tenido que reinventarse hasta terminar, como se ve en la foto, como vigilante de seguridad en esa localidad que, como apuntábamos, ya no presume de ella.



Porque, tal y como explicó al portal de noticias 'Nius' un portavoz del ayuntamiento, se tomó la drástica decisión de retirarle su nombre al pabellón municipal y deshacerse de la estatua en su honor que había en las inmediaciones del mismo: "Luego se reconvirtió en un homenaje a los atletas y también se le han retirado otros reconocimientos como el de Hija Predilecta de la ciudad". Aunque sí que es cierto que sigue contando con una calle en su honor. Como también lo es que ha optado por resguardarse en un discreto perfil bajo, alejada de esos focos que la iluminaban cada vez que cruzaba la línea de meta... cuando aún no se había descubierto del pastel de los métodos con los que logró algunas de sus victorias.

También te puede interesar...

El cambio radical de Laura Campos 10 años después de ganar ‘Gran Hermano’

La nueva vida de Chari Lojo: de 'Gran Hermano' a la cárcel tras viajar por más de medio mundo

CADENA 100