El enorme susto de Jorge Javier con uno de sus seres queridos: “Se está aferrando a la vida”

Jorge Javier se ha llevado un buen susto con una de sus mascotas pero por suerte de momento solo ha quedado en eso y ha querido contarlo
ctv-agk-jorge-javier

Tiempo de lectura: 2’

Jorge Javier se ha sincerado con sus seguidores para contar un episodio que le ha sucedido en los últimos días y que le ha dejado con el corazón en un puño. Y es que uno de sus 7 perros, Travis, le ha dado un buen susto y ha querido contarlo para quitarse esa espinita que tenía clavada desde el día en que sucedió todo. Y lo ha hecho a través de su cuenta de Instagram, donde ha compartido una foto junto a su perro para que comprobemos que ya se encuentra bien y con unas palabras que también ha expuesto en su blog de Lecturas de esta semana, donde ha contado toda la historia de lo sucedido.

El presentador está muy unido a sus mascotas, que forman parte de su familia, por eso una llamada le alertó de que algo no iba bien y de que habían tenido que llevar al perro al veterinario y salió corriendo a ver qué pasaba. “Le costaba respirar y necesitan mi firma para dormirlo. Parece que ha llegado ese momento que nadie quiere aceptar”, ha recordado con mucho dolor, aunque por el momento todo ha quedado en ese susto porque cuando llegó allí, vio que su perro seguía teniendo ganas de vivir, al menos por ahora.

El sufrimiento de Jorge Javier con uno de sus perros

“Vemos a Travis con tantas ganas de largarse del lugar y venirse con nosotros que somos incapaces de tomar la decisión final. Se está aferrando a la vida”, ha expresado Jorge Javier, respirando aliviado de que por el momento seguirá disfrutando de su perro en casa, aunque no sabe por cuánto tiempo. Y es que tiene una dolencia en el corazón que los médicos ya le alertaron de que duraría poco tiempo, aunque lo está haciendo más de lo esperado. Algo que le ha hecho viajar al pasado para recordar cómo Travis llegó a su vida.

Un perro que en un principio iba a ser de acogida pero que encajó tanto con su otro galgo que tenía en ese momento, Romeo, que decidió quedárselo. “Muy pronto se cansó de jugar y sacó una mala leche muy graciosa. Se convirtió en ese abuelo gruñón al que le molesta casi todo. Siempre dispuesto a comer todo lo que no fuera pienso. Siempre dispuesto a salir a la calle. Le fallan mucho las fuerzas”, ha expresado, dando cuenta del inevitable paso del tiempo que le está pasando factura.





Un susto que le mantiene alerta

“De repente, te lo encuentras parado en cualquier lugar de la casa, inmóvil, preguntándote con esos ojazos qué le pasa. Por qué le cuesta tanto caminar. Pero ahí sigue. Me hace muy feliz que quiera seguir viviendo porque eso significa que no quiere decirnos adiós, que le gusta su plácida vida y que probablemente nos dará más sustos, pero que quiere seguir. Y nosotros con él”, ha escrito Jorge Javier en su cuenta de Instagram junto a una fotografía en la que su perro está tumbado en el suelo observándole mientras hace ejercicio en el gimnasio. “Qué angustia imaginar que en un momento podríamos dejar de verlo para siempre. Pero, por encima de todo, qué felicidad haber compartido tantos años de nuestras vidas con él”, ha concluido.



Relacionados

CADENA 100