El enfado de un reportero de TVE tras ser boicoteado por unos extraños en pleno directo

En estos tiempos de pandemia las cosas se complican y más cuando no te lo ponen fácil mientras informas como reportero en el Telediario
Así fue el mal momento que vivió este reportero de TVE en pleno directo

Tiempo de lectura: 3’

Adrián Arnau, un reportero del Telediario de La 1 se ha convertido en el protagonista de las redes tras mostrarse muy decepcionado por el comportamiento de muchos. En su caso se enfadó con un grupo de personas que le impedían hacer su trabajo de forma eficaz. Todo ocurrió en el accidentado directo en la entrega del informativo que se emitió el pasado viernes 18 de diciembre por la noche.

Arnau se situaba en la Puerta del Sol de Madrid para informar y actualizar a los espectadores, las medidas tomadas en la Comunidad frente a la crisis del coronavirus y como afectaran las fiestas navideñas. Y a pesar de los tiempos tan convulsos que se viven, tiempos llenos de tensión, de miedo y de incertidumbre, este grupo de personas no tuvieron ni respeto ni compasión por todos aquellos en casa que simplemente quieran informarse de una situación que nos afecta a todos.

El enfado de un reportero de TVE tras un directo fallido

"Madrid no quiere que estas multitudes que estamos viendo aquí, en las calles de la capital, se repitan durante la Navidad en los diferentes hogares. Es por eso por lo que han decidido aumentar las restricciones", explicó. Tras explicar lo anterior, poco después varias personas se acercaron a la cámara para saludar. Y aunque se fue girando, no pudo evitar que varias personas aparecieran en pantalla haciendo gestos para provocar y sabotear el directo. La conexión llegó a cortarse durante unos instantes, en los que salió un mensaje que indicaba que no había señal.

Arnau compartió en su cuenta de Twitter el vídeo en cuestión y expresó su malestar. "Querían salir en la tele y hoy lo han conseguido. El problema es que, por el camino, se han cargado el directo: gritos, empujones, aspavientos, tirones... Resultado: todo termina fallando. Y el trabajo de muchos tirado por la borda. Nos matáis cuando hacéis esto, en serio", lamentó.

El reportero acudió a redes para responder a los mensajes que le escribieron en Twitter tras su queja. Un usuario le dijo que era una "pésima excusa para justificar un problema técnico". Él respondió: "Te contaría la situación entera, pero si esas imágenes no te convencen por sí mismas de que ahí hay algo que no está bien, yo no me veo capaz de hacerlo".

Quejas en redes contra el reportero

Otro espectador comentó que ese tipo de conexiones en la mitad de la calle por la noche eran un "derroche" y preguntó: "¿Qué aporta eso?". El periodista indicó: "Aporta contexto. 'Derroche' sería que nos pagasen por contar las cosas desde el sofá de casa. Pero esa es solo mi opinión”. Adrián Arnau quiso dejar las cosas bien claras y publicó otro tuit agregando: “Agradezco vuestras palabras. Ojalá que compartir este momento haya servido, al menos, para llamar a una pequeña reflexión. Que cada cual decida cómo enfocar la suya”.

Algo parecido había ocurrido con otro reportero de Telediario de La 1 llamado Diego Arizpeleta, corresponsal de la cadena en Londres, que relataba la situación en las calles de la capital británica y cómo se estaban viviendo los primeros días de vacunación en el Reino Unido.

En ese momento la cámara se giró para mostrar el ambiente que había en la ciudad y tres personas se acercaron, dos de ellas sin mascarillas. Poco después empezaron los gestos y los saludos. Mientras tanto, el periodista regresó al plano y continuó haciendo su trabajo. El periodismo existe para servir al público, para seguir formando parte de una democracia y sobre todo mantenernos al día y más cuando trata de algo que nos afecta directamente.

También te puede interesar…

Un reportero de ‘Socialité’ denuncia a la policía el comportamiento de Oriana Marzoli en las fiestas ilegales

María Casado recuerda su discreto adiós a TVE tras 21 años en la cadena: “Fue un shock”

Relacionados

CADENA 100