El duro revés que ha sufrido la vida de una exconcursante de 'Gran Hermano 1'

La madrileña, que concursó en la primera edición del reality, está pasando por uno de sus peores momentos
El duro revés que ha sufrido la vida de una exconcursante de 'Gran Hermano 1'

Redactora

Tiempo de lectura: 2’

Después de participar en un reality , muchas son las personas que se crean unas expectativas que no siempre se cumplen, pues a veces la vida tiene otras cosas preparadas para ti. Nos referimos a Marina Díez, que quizás te suene porque en su momento saltó a la fama después de participar en la primera edición de la historia de 'Gran Hermano', en pleno boom del programa, y que recientemente ha tenido que vivir el deshaucio del bar que llevaba en un centro de mayores, y donde pasaba la mayor parte de su tiempo.

La exconcursante permaneció en la casa más famosa de toda España nada menos que 53 días, lo que hizo que se convirtiera en uno de los personajes públicos más famosos, algo que no le duró mucho. A su salida del reality, Díez volvió a ser una persona anónima y continuó haciendo su vida como si nada, y desde entonces se le ha visto en contadas ocasiones de forma pública, siendo la última en el programa 'Qué tiempo tan feliz'.

Pero ahora la vidade Marina no es tan tranquila, pues en los últimos días ha declarado algo que preferiría no tener que haber dicho. El diario Última Hora ha tenido acceso a su testimonio, y al problema que está atravesando ahora mismo, ya que era dueña de un bar en el centro de mayores de Badia Gran (Llucmajor) del que ha sido desahuciada. "Para sacarme del local optaron por romper el convenio que tenían con el Ajuntament argumentando que debido a la Covid-19 se necesitaba el espacio para usos educativos", comentaba al medio. Después de lo ocurrido, y el disgusto que se ha llevado, ha puesto el caso en manos de sus abogados, pues según su alegato, el contrato no llegaba a su fin hasta el mes de febrero.

El duro revés que ha sufrido la vida de una exconcursante de Gran Hermano 1


Para desgracia de Marina, este no ha sido el único revés que ha sufrido la vida de la exconcursante del reality, pues desde que salió de 'Gran Hermano 1', ha tenido que hacer frente a numerosos problemas. Lo cierto es que entró a la casa con tan solo 23 años, momento en el que trabajaba como teleoperadora, y al salir de la casa se divorció.

De hecho, según comentó en una de las entrevistas que concedió en 2012, la crisis económica le hizo entrar en la ruina: "Me compré una casa en 2006, el Euríbor pegó un salto brutal, perdí el trabajo y no pude hacer frente a ello y perdí la casa", desvelaba muy afectada a María Teresa Campos .


También te puede interesar...





CADENA 100