Diez beneficios que la miel tiene en tu cuerpo, por dentro y por fuera

La miel fresca puede tener muchos más beneficios de los que pensamos, y aquí explicamos algunos muy útiles en nuestro día a día
Los beneficios desconocidos de la miel
cordon press

Redactora CADENA 100

Tiempo de lectura: 3’

Ese delicioso néctar procedente de las abejas que, además de su sabor, tiene incontables beneficios en nuestro cuerpo. Hay estudios que demuestran que, en época de griegos, romanos y egipcios, la miel se utilizaba como medicina, debido a sus propiedades curativas, antibacterianas y antifúngicas. Además, aporta a nuestro cuerpo numerosos nutrientes, vitaminas y aminoácidos.

Propiedades de la miel

Sin embargo, hay otros muchos beneficios que podemos sacar de este delicioso alimento.

1. Nos da energía

El azúcar proveniente de la miel penetra directamente en nuestro torrente sanguíneo, y nos proporciona energía de forma casi instantánea. Aunque ese aumento de energía es a corto plazo, la fructosa y la glucosa nos proporcionan las fuerzas necesarias para resistir un gran esfuerzo físico a largo plazo. Y como ya sabemos, si nos sentimos bien físicamente, también lo hacemos mentalmente, ambos factores caminan de la mano.

2. Trata heridas y quemaduras

La miel es un antibiótico natural, y puede actuar tanto interna como externamente. Según los expertos, antes de la invención de la penicilina, se usaba miel para tratar las infecciones. El motivo por el que sirve como antibiótcio es que la miel libera peróxido de hidrógeno a través de un proceso enzimático, lo que explica sus cualidades antisépticas generales.

Se puede usar como tratamiento convencional para heridas y quemaduras ya que favorece la desinfección de heridas y llagas de las principales especies de bacterias, como el Staphylococcus aureus, resistente a la meticilina (SARM). En un estudio publicado en el British Journal of Surgery en el 2005, se demostró que la mayoría de los pacientes que sufrieron heridas y úlceras en las piernas presentaban una notable mejoría después recibir aplicaciones tópicas de miel.

3. Calma la tos y los síntomas del resfriado

La miel se utiliza como una cura natural para el resfriado. La Organización Mundial de la Salud (OMS) enumera la miel como demulcente, que es una sustancia que alivia la irritación de la boca o la garganta al formar una película protectora.

Los estudios muestran que la miel funciona tan bien como el dextrometorfano, un ingrediente común en la mayoría de medicamentos que se usan contra la tos, y las infecciones respiratorias. Así, una tos persistente que no desaparece, puede remediarse con un par de cucharaditas de miel, según un estudio de 2012 publicado en la revista Pediatrics. En dicho estudio se explica cómo varios niños de entre 1 y 5 años de edad con tos nocturna debido a resfriados, tosieron con menos frecuencia cuando recibieron dos cucharaditas de miel 30 minutos antes de acostarse.

4. Alivia la alergia

Los efectos antiinflamatorios de la miel y su capacidad para calmar la tos han llevado a la creencia de que también puede reducir los síntomas de alergias estacionales. Es verdad que, sobre este punto, no hay aún estudios clínicos que prueben su eficacia, pero se cree que la miel actúa como una especie de "vacuna natural". ¿Cómo funciona? Pues bien, la miel tienen esporas de polen que las abejas recogen, por lo que al consumir miel, los alérgicos introducen en su organismo una pequeña cantidad del alérgenoEso activa el sistema inmune y, con el tiempo, podría actuar como vacuna.

Los beneficios desconocidos de la miel

cordon press

5. Ayuda a reducir la caspa

Sí, como leen. Una buena cantidad de miel diluida con un poco de agua tibia parece mejorar significativamente la dermatitis seborreica, que es la afección del cuero cabelludo que causa caspa y picazón.

Un estudio de 2001 publicado en el European Journal of Medical Research descubrió que la aplicación de miel diluida con un 10% de agua tibia en las áreas problemáticas y dejarla en contacto durante tres horas antes del enjuague, provocaba un alivio del sarpullido y lo reducía considerablemente en una semana. Las lesiones de la piel sanaron en dos semanas y los pacientes incluso mostraron una mejoría en la pérdida de cabello. Los pacientes no recayeron incluso después de seis meses de uso.

6. Alivia el herpes

La miel puede ayudar a reducir los síntomas del herpes, ya que ayuda a extraer el fluido de la herida, suprime el crecimiento de los microorganismos y libera el peróxido de hidrógeno citado en un punto anterior, ayudando a limpiar la herida.  Si sufres brotes de herpes con frecuencia, intenta ponerte miel en lugar de cualquier otra crema, para ver si obtienes un poco de alivio y si las llagas se curan más rápido. La miel puede ser un agente sanador seguro y económico que sin duda te ahorrará gastar grandes sumas de dinero en medicamentos recetados o de venta libre que a menudo vienen con efectos secundarios o ingredientes tóxicos.

7. Ayuda a dormir mejor

La miel favorece a la subida de los niveles de insulina en la sangre, ayudando a que el organismo libere serotonina. El cuerpo entra entonces en un proceso donde la serotonina es convertida en melatonina, la hormona que ayuda a conciliar el sueño de manera rápida.

También te puede interesar...

Trucos para el mejor aprovechamiento de los alimentos que tenemos en casa

Estos son los trucos más efectivos para conservar los plátanos durante más tiempo

Relacionados

CADENA 100