El conmovedor mensaje de la novia de Octavi Pujades a su suegro, recién muerto: "Parecía que volvería..."

Anna Senan ha querido dedicarle unas palabras a ese hombre junto al que ha vivido todo su proceso de enfermedad tras unos días de luto
Anna Senan le dedica unas conmovedoras palabras a su suegro, el padre de Octavi Pujades, recién muerto
Instagram

Tiempo de lectura: 3’

Ya lo dijo Octavi Pujades: si a alguien tenía que agradecerle el cariño con el que les había tratado a él y a su padre durante esos últimos años de enfermedad de este último, esa era su chica. La actriz Anna Senan ha tenido toda la paciencia necesaria, entendiendo que su pareja necesitaba muchos ratos de intimidad con ese hombre esencial en su existencia, pero también que tenía que serle el soporte principal para que no se viniera abajo. Ella ha sabido ser y estar, y, ahora, apenas una semana después de la partida de Joan, ha querido dedicarle una de esas publicaciones en Instagram de las que ponen los pelos de punta. De las que acarician el corazón por la dulzura de sus palabras.

Lo primero que vemos es un vídeo de Joan contando una de sus historias. A continuación, una serie de diapositivas en las que desgrana los sentimientos hacia este. Recordando algunos de esos momentos por los que será imposible que se olvide de él nunca en la vida. "Yo me quedo con las batallitas con esa gracia, cuando el cuerpo aún estaba para algunos trotes, la cabeza amueblada, la mirada clara, de buen humor. Y con el entrar en su habitación cada noche cuando Octavi Pujades avisaba que estaba listo y encontrármelo abriendo los brazos después de que su hijo hubiera concluido la aparatosa rutina nocturna justo antes de disponernos a cenar (derrapando y chocando en la cocina), mirando -a trompicones- películas", comienza con esas palabras salidas de lo más profundo de su corazón.




Aún tiene más, porque han sido muchas las vivencias a su lado: "Con una sonrisa, porque la dentadura no se la quitaba aún, tan presumido él. Cada uno de los que pasábamos a desear las buenas noches teníamos nuestro ritual. Los niños, una especie de tierna bendición en varias zonas de la cara. El mío, cinco besos en la mejilla izquierda y uno en la derecha. Octavi le daba en la boca su 'carmelet', le cogía la mano, se lo comía a besos, comentaba el partido del Canal Barça del año de la Castaña y le pedía un poco de tregua para comer (que no se cumplía). Luego se ponía a dormir 'en serio' y maridín nos hacía levantar a darle las segundas buenas noches, cual director de orquesta".

La reacción de Pujades a este ejercicio de amor

"Como siempre remontaba de todo, parecía que volvería a ese estado del vídeo de marzo 2020. Incluso me pasó por la cabeza montarlo en la silla de ruedas y el coche, ir a buscar a los nietos y llevarlo de sorpresa para ambos al estreno de 'El Guardaespaldas' en Barcelona (noviembre 2021) pero cuando le miré dos veces pensé que, siendo realista, desafortunadamente ya era imposible", prosigue antes de recordar el final al que asistieron en esa casa el pasado domingo a mediodía: "Se lo/s/nos llevó una inercia pendiente abajo sin freno que se me había hasta olvidado esa larga época de poderse levantar solo (con vigilancia), explicar cosas inteligibles desde su prisma de valores rectos y honrados, de entendernos al hablar, sin malestares tan agudos, incomodidades sin alivio, sin desconcertantes desorientaciones, ni tantos hospitales arriba y abajo, ni brevísima estancia en la residencia (cuando se llegó a sobrepasar límites insostenibles -recuerdo esas noches de forma terrorífica y alucinaba con la fortaleza más allá de física de Octavi porque yo no tenía fuerzas ni para llorar de cansancio y de ver el irrefrenable apagón del ser humano)".

"El nivel de extenuación general de los últimos meses había tapado esas anécdotas agradables y tranquilas, que por suerte han quedado registradas. Yo normalmente me quedaba teletrabajando al lado, en el sofá, aunque últimamente me tenía que encerrar un rato para poder acabar un solo email. O irme a dormir cada ciertos días a Barcelona (con otro duro jaleo que tengo yo por ahí)", se puede leer en un 'post' al que Pujades tan solo ha acertado a responder con un "ayyy" y un par de corazones. Los suyos, que ahora laten libremente y con el tiempo preciso para culticar la relación de pareja.




También te puede interesar...

Anna Senan, la vida del soporte esencial de Octavi Pujades durante la enfermedad de su padre

La sincera reflexión de Octavi Pujades sobre la paternidad tras fallecer su padre: “Tendemos al miedo”

CADENA 100