Buenafuente y Silvia Abril confiesan el gran problema que tienen con su hija Joana: "El colmo de dos payasos"

Joana es una niña con mucha personalidad, como sus padres, sin embargo, no le gusta que sus padres hagan tantas tonterías todo el rato
Así es Joana, la hija adolescente de Buenafuente y Silvia Abril

Tiempo de lectura: 2’

Con lo payasos, en el buen sentido de la palabra, que son Andreu Buenafuente y su esposa Silvia Abril es difícil ver su faceta de padres, no obstante, ambos comparten una bonita familia junto a su niña que no deja de alegrarles el día. “El colmo de dos payasos es que nos haya salido una hija seria”, explicó Silvia durante una entrevista con XL Semanal. Parece mentira que con dos padres así, la adolescente no le gusta nada que su madre y su padre estén gastando bromas todos los días y nunca deja de suplicarles que “dejen de hacer tonterías todo el rato”. Joana solo tiene ocho años, pero la “niñaadolescente” ya refleja su fuerte carácter y es que sus padres la describen como una niña “valiente, con autoestima y seguridad”. La joven es una apasionada de la interpretación y en casa nunca deja de marcarse sus propias obras de teatro improvisadas.

ctv-f9y-buena-2



ctv-f9y-buena-2


No cabe duda de que para la pareja, Joana ha sido el regalo más especial, ya que Andreu y Silvia llevaban un tiempo queriendo ser padres, pero “no había manera”. Los dos llevaban cuatro años juntos y, por mucho especialista al que consultaban, Silvia no conseguía quedarse embarazada. “Yo tenía una edad, pero eso no tiene que ser un problema definitivo”, confesó la humorista con total naturalidad. Pero todo se arregló, ya que una amiga con el psiconeuroinmunólogo Xevi Verdaguer vio que la humorista tenía un problema por una intolerancia al gluten que desconocía. Lo eliminó de su dieta, ganó en salud, también en energía, y en un mes se quedó embarazada.

En cuanto a la maternidad, Silvia dejo claro que “Cuando seas madre, comerás marrones” explicó colocándose en un “lugar de sombra”. Así lo definió en una entrevista con El Periódico, donde relató su experiencia de maternidad “debes luchar por un espacio que te arrebatan los hijos. Dejas de leer, de disfrutar del ya nulo tiempo en pareja o de tenerlo para ti misma”. La pareja está muy feliz que han podido mantener cierto nivel de equilibrio en cuanto a la familia, porque entre que Andreu y Silvia no paran con las bromas, su hija también tiene mucha energía y juntos forman una casa “de locos”: "Cuando vivíamos en Barcelona, y Andreu en Madrid, la dejaba en el cole, cogía el puente aéreo y volvía para ducharla y explicarle el cuento. De locos”.

Han podido educar a su hija de forma brillante y ayudarla a "explorar sus límites" y de la que tanto Andreu como Silvia se sienten orgullosos. Es extraño imaginarse que existe una formalidad entre la pareja, ya que llevan años haciéndonos reír y haciendo el ganso, pero cuando no hay cámaras que les graben, está claro que están muy pendientes de su pequeña y es que Silvia se inspiró en su hija para su último libro. Estamos seguros de que cuando sea un poco más mayor la jovencita, aprenderá a apreciar a no tomarse tan en serio como sus padres y verá la gran labor que hacen por ella.

También te puede interesar...

El pasado desconocido de Buenafuente: de su amor con Silvia Abril y el secreto por el que vendió sus mansiones

Buenafuente, obligado a dejar temporalmente la televisión para someterse a una operación quirúrgica

Relacionados

CADENA 100