Adara Molinero se abre en canal como nunca y cuenta su experiencia en el psicólogo: "Era necesario y doloroso"

La concursante de 'Secret Story' ha confesado secretos que nadie hubiera imaginado
Adara Molinero en 'El Tiempo del Descuento'

Tiempo de lectura: 2’

Adara Molinero ha dado una entrevista en exclusiva para la revista 'Lecturas' que, sin duda, no ha dejado a nadie indiferente. En las páginas, la que fuera ganadora de 'GH' se ha abierto en canal y ha desvelado aspectos de su vida que nadie hubiera imaginado. Además, ha tenido tiempo para hablar sobre varios temas que desequilibraban su vida hasta el momento, como la relación con su padre, -ya que han estado sin tener a penas comunicación- o cómo limó asperezas con Hugo Sierra, el padre de su hijo.



Sin embargo, hay un asunto que que nunca había hablado hasta este momento y que ha salido a consecuencia de su participación en 'Secret Story': su infancia. Todo ha comenzado cuando le han preguntado sus primeros recuerdos de la infancia. "Yo era muy nerviosa, y quería jugar un montón. Se me decía que siempre estuviera quieta. No quiero que esto suene mal y se juzgue a mi madre", ha comenzado explicando. Y es que, la actual pareja de Rodri Fuertes, en sus últimos momentos en el 'reality' de 'La Casa de los Secretos' desveló que la relación con Elena, su madre, no siempre ha sido tan buena como hacen ver en los platós de televisión.

"Sentí la necesidad de alejarme y ella no sabía porqué. Todo lo que he vivido, que ha sido sin querer -refieriéndose a su madre-, me ha ayudado a no repetirlo yo. Hay personas que siguen el mismo patrón y yo no. Se tiene que estudiar para educar a los hijos, hay que educar con respeto. Los adultos no somos más que los niños". En ese momento, la expareja de Hugo Sierra ha terminado de abrirse y ha confesado que es un episodio que le ha hecho madurar mucho. "He estado con una psicóloga", ha comentado.



Sin embargo, dos meses después de la separación con su madre, las aguas volvieron a su cauce. "Fue un día que yo estaba muy mal. Ella se enteró y me llamó. Y a partir de ahí fue como si nada hubiera pasado. Me dijo que ella había sufrido mucho", aunque Adara en ese momento optara por no contarle nada a su madre. "Todavía no he sido capaz de hablarlo con ella. La conversación más dolorosa que voy a tener en toda mi vida. Separarme de mi madre era necesario y doloroso. Fue algo premeditado pero, a la vez, fue sano para las dos, si no, al sentir dolor, se puede llegar a pagar con la otra persona", ha afirmado.

Fue una época en la que tampoco tenía relación con su padre pero ahí estaba Rodri, al que considera el hombre de su vida, "con el que quiere casarse y tener hijos". "Ahí estaba Rodri comiéndose mi dolor. Él ha soportado muchísimo. En mis peores momentos, él estuvo ahí".

También te puede interesar...

La inesperada disculpa de Lucía Pariente a Adara Molinero: "No tenía necesidad"


CADENA 100