Consejos para mejorar en el entorno laboral

Para mejorar la productividad y las relaciones del trabajo en general, hay que cultivar algunas habilidades que nos van a ayudar más de lo que pensamos
Grupo de trabajo

 

Redacción CADENA 100

Tiempo de lectura: 2’

El trabajo... ese lugar donde pasamos casi más tiempo que en casa o con nuestra gente, y que, a veces, se convierte en una rutina en la que nada parece cambiar. Sin embargo, siempre podemos mejorar; por muchos años que llevemos en la misma empresa, y aunque creamos tenerlo todo controlado. El caso es que hay habilidades que a lo mejor no estamos trabajando, y que nos pueden ayudar mucho a mejorar cada día un poco más:

Criterio. Una destreza para analizar con perspectiva las situaciones, sobre todo, los problemas, y así tomar las decisiones más acertadas. ¿Y cómo se trabaja? Para la Foundation for Critical Thinking, esta habilidad pasa por pensar con claridad, dar prioridad a lo más importante -lo urgente, antes que lo importante, que se suele decir- hacer preguntas clave, y adoptar una actitud razonable. Para ello, hay que soportar bien la presión de ciertas situaciones en las que no tenemos el control. 

Incertidumbre como ventaja. Los cambios se dan hoy a un ritmo mucho mayor al que acostumbrábamos hace años. Podemos tener la sensación de que todo avanza demasiado deprisa, y de que, cuando parece que tenemos dominada una técnica o un modelo, llega otro completamente distinto y lo reemplaza. El mejor consejo para hacer frente a la incertidumbre es estar en continuo movimiento, que se traduce en no dejar de formarse y tener curiosidad; en no cerrarnos en banda a los cambios y estar receptivos a lo que venga.
 

Puzzle

Trabajo en equipo



MultinacionalidadAparte de todos los valores asociados a una empresa de este tipo, el hecho de tener compañeros de trabajo de otros países y culturas nos enriquece mucho; además, el estar formados en idiomas para poder irnos en un momento dado a trabajar fuera de nuestro país nos hace más competitivos. Ya sabes que cada lunes lanzamos una ejercicio en inglés para practicarlo de una manera fácil y divertida, así que apúntate, ¡la lección es gratis!

Inteligencia emocional. Este tipo de inteligencia no depende de la capacidad intelectual; de hecho, se suele decir que las personas muy inteligentes tienen mucho que trabajar en este campo, ya que normalmente tienen la situación bajo control. Esta habilidad se relaciona con la gestión de las emociones, en especial, en aquellas situaciones de conflicto que ocurren sin poder evitarlas. Esta capacidad, a su vez, se relaciona con las anteriores, y todas se alimentan entre sí. Si cultivamos la inteligencia emocional, tendremos más criterio a la hora de manejar las situaciones de incertidumbre, y superaremos el miedo a los cambios derivados de la multinacionalidad. 

Organización de las finanzasComo en la economía doméstica, hay que saber administrar los recursos del trabajo. El dinero no tiene que ser un problema para llevar a cabo un proyecto, y todos tenemos ejemplos de grandes empresas que empezaron tan solo con una buena idea, como Google y Apple, y lo demás vino después. No se trata de ser demasiado ambiciosos, pero sí de no poner el freno antes de tiempo.

Si a todo esto le sumamos ser buen compañero, saber preguntar, pedir disculpas, trabajar en equipo y ser proactivo, este año estaremos mucho más a gusto en el trabajo, e iremos cada día un poco más motivados. ¡A por ello!

Relacionados