¿Quieres saber a quién esperan estos perros en esa puerta?

Una vez más nos dan una lección
GroupCreated with Sketch.
¿Quieres saber a quién esperan estos perros en esa puerta?
GroupCreated with Sketch.
¿Quieres saber a quién esperan estos perros en esa puerta?

Tiempo de lectura: 2’

Que los animales son increíbles no hace falta que lo digamos. Nos dan lecciones a diario, son como los niños, todos los días podemos aprender de su comportamiento porque son sinceros e incondicionales.

Te quiero enseñar ahora una imagen que ha dado la vuelta al mundo por las redes sociales.

La ha colgado una recepcionista que trabaja en el Hospital Regional Alto Valle en Río de Sul, en Brasil. Ella trabajando de cara al público y con toda la gente que pasa por allí a lo largo de los días ha vivido un montón de situaciones, unas son buenas y otras no tanto. Pero esta que te voy a contar es una de las más emotivas que ha podido contemplar.

La semana pasada, el día 9, una persona sin hogar se puso enfermo y tuvo que ir al hospital a que le tratasen. Este hombre tiene 4 perros y por supuesto los llevó hasta la puerta del centro hospitalario.

Él entró y obviamente ellos se tuvieron que quedar fuera. Y esta imagen que ves es la que se podía observar durante toda una hora. Los animales no se despegaron de la puerta ni un solo momento, y estaban totalmente pendientes de lo que pasaba al otro lado, dentro del hospital por si veían a su dueño. No querían dejarle solo.

La recepcionista que se llama Mamprim, fotografió el momento en el que los perros estaban en la entrada y decidió compartirla en redes con las siguientes palabras:

?Con tanta gente mala que hay por ahí, hoy me encontré con esa escena. En el hospital en el que trabajo, a las 3 de la madrugada, mientras su dueño (residente de calle) estaba siendo atendido, sus compañeros esperaban en la puerta. Una persona sencilla, sin lujo, que depende de la ayuda para vencer el hambre, el frío, los dolores, las maldades del mundo, tiene a su lado a los mejores compañeros, y el intercambio es recíproco. Intercambio de amor, cariño, calor, comprensión... Una persona que nos ha confesado que deja de comer para alimentarlos. No sé cómo es su vida, por qué está en la calle, y no quiero saberlo ni juzgarlo, pero admiro el respeto y el amor que tiene por sus bichitos. Verlos así, esperando en la puerta, sólo muestra cuán bien están cuidados y amados. Y si todos fueran así ... Si no hubieramaldad, maltratos ...?

Cuando el hombre salió a las tres de la mañana de urgencias, después de estar una hora dentro del centro, se encontró con sus cuatro amigos esperándole en el mismo sitio en el que los había dejado. Como suelen hacer, le recibieron con una gran acogida.

Una lección más que nos han dado los animales de los valores que realmente son importantes.

¡¡Venga que ya es viernes!! ¡¡Feliz findeee!!

 

 

GroupCreated with Sketch.