Así es el catálogo de productos de ACME del coyote

Añadiendo en nuestra lista de deseos en 3, 2, 1...
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote
Así es el catálogo de productos de ACME del coyote

Tiempo de lectura: 1’

Si te preguntamos cuántas veces has visto mientras desayunabas la serie de dibujos animados, "El corre caminos", seguramente te sea imposible hacer el calculo. Y es que formó parte de tu infancia durante un largo periodo de tu vida. 

¿Quién no se acuerda de las míticas caídas del coyote en cañones o sobre un acantilado? Y, ¿qué me dices de los frecuentes fallos de los artilugios del coyote y de sus trampas, que sí funcionaban, pero en contra del mismo coyote? Todo un clásico.

Pues estamos de enhorabuena ya que el ilustrador procedente de Chicago (USA) Rob Loukotka ha creado esta estupenda colección de los mejores productos ACME donde cada una de las ilustraciones detalla uno de los gadget de la Corporación ACME.

Si ya estás hiperventilando, porque era tu serie favorita agárrate porque tenemos las pruebas gráficas de los inventos de ACME creados por el ilustrador.

 

De momento, esto es todo lo que sabemos. Y nos encanta enterarnos de las últimas novedades, después de más de diez años. ¡Y qué ganas tenemos de más!