Abren una cápsula del tiempo pero, ¿lo han hecho demasiado pronto?

¿A quién le apetece conocer que escondieron ahí?
Abren una cápsula del tiempo pero, ¿lo han hecho demasiado pronto?
Abren una cápsula del tiempo pero, ¿lo han hecho demasiado pronto?
Abren una cápsula del tiempo pero, ¿lo han hecho demasiado pronto?
Abren una cápsula del tiempo pero, ¿lo han hecho demasiado pronto?

Tiempo de lectura: 2’

¿Te acuerdas de los chupetes de colores que coleccionabas de pequeño? Y, ¿qué me dices de los cintas de cassete que rebobinabas con un boli? Todo esto te suena tanto porque seguramente juegues en la liga de los 90, pero hay muchos jóvenes que no saben que es eso ya que no formó parte de su infancia. ¿Se hace raro verdad? 

Esto se debe a que percibimos el tiempo de manera relativa cuando somos jóvenes, ya que creemos que todo nuestro imaginario social es único, ya que es todo lo que conocemos. Pero lo cierto es que no es tan raro que los millenials no sepan de que hablamos, teniendo en cuenta que prácticamente se han criado con un móvil en la mano. 

Por eso en Estados Unidos consideran importante hacer cápsulas del tiempo con cada generación de alumnos, para acercar los objetos del pasado al futuro. Y recientemente han abierto una cápsula del tiempo de 1993 en la Universidad de Shenandoah. ¿Quieres saber lo que escondía esta caja 25 años después?

La cápsula se encontraba enterrada bajo una lápida que decía "Clase del 93. Abrir en 2018". Así que dicho y hecho. Los estudiantes y profesores celebraron una ceremonia de apertura de la cápsula donde encontraron objetos propios de los 90 como discos clásicos de "The Beatles". También les impresionó mucho una cinta de música y el poema de uno de los alumnos.

Nos llama mucho la atención las caras de sorpresa de los alumnos al conocer el contenido y es que a nosotros no nos parece algo tan viejo. Sin duda, un momento inolvidable que marcará un antes y un después a las generaciones venideras.

Desde CADENA 100 les animamos a que se empapen de la mejor música de ayer y de hoy con nuestra mejor variedad musical.

¡Un kilo de besos!