La periodista Sara Carbonero no puede contener la emoción y rompe a llorar en plena entrevista

Sara, que ha vuelto a la televisión recientemente, presenta la parte del deporte más humano y emocional
GroupCreated with Sketch.

Imagen de Sara en en un emotivo momento en la entrevista en la que Álex le cuenta su historia de amor 

Redacción CADENA 100

Tiempo de lectura: 3’

Sara Carbonero ha vuelto a la televisión haciendo el formato que siempre ha querido hacer, contar todo lo que hay detrás del universo del deporte, las infinitas historias de superación y lucha que lo envuelve y los muchos héroes sin capa que son ejemplo de valientía, fortaleza y superación para todos nosotros.

Esta semana Sara Carbonero, volvía a su espacio en de deportes de Mediaset como cada viernes y nos presentaba mediate una emotiva entrevista a Álex Roca, un joven deportista que gracias a su fuerza de voluntad se supera día a día y no pierde la sonrisa por nada.

Roca es un amante del deporte desde siempre, el herpes cerebral que le detectaron a los seis meses de vida y la discapacidad física del 76% de su cuerpo que le provocó, no ha supuesto un muro en su gran pasión: practicar deporte y ser un fuera de serie en todo lo que se propone.

Durante toda la entrevista Álex narra a través de signos a Sara Carbonero su historia con naturalidad y la fortaleza que le caracteriza, algo que conmueve a una Sara que no puede evitar romperse en algunos momentos de la entrevista.

Álex Roca corre triatlones y su sueño es correr un Dakar.

A lo largo de la entrevista nos cuenta los problemas en su infancia, los duros momentos que tuvo que superar gracias a la ayuda y el apoyo de sus padres o la historia de amor que vive con su novia. Álex Roca nunca imaginó que pudiera tener una vida normal, pero a través de su constancia y esfuerzo en el día, lo ha conseguido y es feliz.

Sin duda una historia que nos hace reflexionar sobre lo verdaderamente importante en la vida, que no es otra cosa que la salud y querer mucho, tanto a nosotros mismos como a quienes nos rodean.

Tras emitirse la entrevista, Sara compartió en sus redes sociales un emotivo texto que pasamos a compartir, a continuación:

''Cuando hace un tiempo @tonio_garcia_ me habló de la historia de @alexroca91 pensé que tenía que conocerle y descubrir en primera persona qué había detrás de aquel chico de 27 años que llevaba toda su vida rompiendo barreras y superando retos, tanto deportivos como personales.  Álex sufre una parálisis cerebral de un 76% de discapacidad física, lo que no le ha impedido vivir como él ha querido. Quizá en parte porque cuando a sus 6 meses los médicos les dieron la noticia a sus padres, la respuesta de su madre fue: “Ok, para adelante, ¿qué hay que hacer ahora?”, escribía la periodista.


''No esperéis oírle quejarse ni lamentarse por su situación pese a que su vida ha estado llena de obstáculos. Cuando empezó estudiar un grado medio de Administración le dijeron que lo tendría que fraccionar y hacerlo en tres años dada su “circunstancia”. Consiguió aprobarlo en uno, igual que el resto de estudiantes. Después decidió apuntarse a un colegio para estudiar un grado superior de Integración. Allí le dijeron literalmente que “dónde iba él a estudiar Integración cuando el que tenía que integrarse era él”. Aún así lo intentó, hacía todo igual que los demás pero con un ordenador. Al poco tiempo le ofrecieron un buen trabajo y desde entonces lo compagina con su otra pasión, el deporte. Está preparando la Titan Desert,(con su inseparable compañero de tándem @retopedaela ), conduce su coche y en menos de un mes se irá a vivir con el amor de su vida, @mcarmemaza, una mujer dulce, valiente y maravillosa que aprendió la lengua de signos para comunicarse con él. En definitiva, tiene los mismos sueños e ilusiones que cualquier chico de su edad y un lema de vida que le acompaña siempre: “los límites te los pones tú”. Porque como él dice, ¿quién es nadie para decirte que no puedes sin ni siquiera conocerte?. Aunque también reconoce que “ cuando una persona tiene la mente cerrada a veces es mejor dejarla. Al despedirnos en su casa, me dijo: “Gracias por no tener prejuicios”. Y solo pude emocionarme'', concluía diciendo.

GroupCreated with Sketch.