Miki, preparado para Eurovisión: "Nadie se puede imaginar la puesta en escena que llevamos"

El concursante de "Operación Triunfo" confía en obtener un buen resultado y nos habla de su futuro tras el festival

video

Miki, preparado para Eurovisión: "Nadie se puede imaginar la puesta en escena que llevamos"

Pulsa para reproducir el video

 

CADENA 100

Coordinador digital

Tiempo de lectura: 5’

Miki disfruta del salmorejo de forma precipitada mientras un taxi le espera para llevarle a su siguiente destino. El estrés hace mella en nuestro representante en Eurovisión durante una jornada ajetreada, trufada de citas con la prensa y una actuación en directo. Sin embargo, pese a la apretada agenda, el artista catalán se muestra feliz por la oportunidad que la audiencia le brindó. Acudirá el mes de mayo a Tel Aviv convencido de su propuesta y augurando una propuesta escénica que dejará a todos con la boca abierta. Pero para que todo salga bien, toca ensayar mucho, vender la canción y hasta perder kilos. "Tengo que hacerlo porque voy a dar muchos brincos sobre el escenario y no me quiero ahogar cantando", cuenta a COPE mientras degusta con placer el plato tradicional andaluz que ha formado parte de nuestro reto de degustación de comida con los ojos vendados.

A Miki se le hace la boca agua con todos los manjares del centro gastronómico Platea, en Madrid, pero opta finalmente por lo más sano para no incumplir con la dieta. Un rato antes, nos ha concedido una entrevista para hablar sobre sus vivencias en estas semanas previas a Eurovisión, los nervios que le llevan a morderse las uñas y lo que podemos esperar del 'extriunfito' una vez que el festival sea agua pasada. Las casas de apuestas no le auguran un gran resultado, pero Miki tira de optimismo para defender una candidatura en la que muchos eurofans también han depositado muchas ilusiones. 

- Quedan cuarenta días para el festival de Eurovisión. ¿Cómo llevas los nervios?

- La verdad es que lo estoy bastante y cuanto más se acerca la fecha, más nervioso me pongo. Pero ya está todo preparado y sólo queda esperar a que llegue el día. Mientras, tenemos que trabajar para perfeccionar la actuación. 

- Por la cara que pusiste cuando anunciaron que eras el elegido para representar a España en Eurovisión, no era algo que te esperabas

- Para mí Eurovisión siempre ha sido algo muy lejano, imposible de alcanzar. Ni me lo había planteado. Cuando entré a "Operación Triunfo" nos dijeron que de ahí saldría el representante. Pero cuando comienzas a concursar en un programa así sólo estás pendiente de superar cada gala. Lo de Eurovisión quedaba lejano. 

- ¿Y cuándo te dieron "La venda" fue cuando realmente te empezaste a imaginar en Eurovisión?

- Cuando escuché por primera vez 'La venda' pensé que con esto podíamos ir a por todas en Eurovisión. Y adiviné rápidamente que la canción tenía el sello de 'La Pegatina' porque reconocí la voz de Adrià. Me parecía increíble que un grupo que he admirado desde siempre me hubiera compuesto una canción para mí. 

- ¿Qué imagen tenías tú antes del festival? En España parece que lo relacionamos mucho con lo friki y lo añejo, pese a que somos uno de los países que más sigue este concurso

- La gente no habla de Eurovisión en su día a día, pero luego todo el mundo lo ve. Yo no soy eurofan, la verdad. Sería un insulto decir eso, puesto que yo no sé tanto como ellos. Pero en mi casa sí lo vemos todos los años. 

- ¿Cómo estás planteando la puesta en escena? Todo el mundo parece estar de acuerdo en que fuiste votado por la alegría que conseguiste transmitir durante la gala de preselección. ¿Vais a potenciar eso también para el festival?

- No puedo contar nada, pero Fokas Evangelinos (el director artístico) se fijó en la actuación de esa la gala para montar la puesta en escena. Movimiento, ritmos... Pero el concepto va a ser diferente a esa actuación. Nadie se lo puede imaginar. 

- ¿No tendrá nada que ver la actuación de enero con la de Eurovisión?

- Sí y no. Los movimientos que hagamos sobre el escenarios son míos. Me sale natural, no es impuesto ni artificial. Pero cuando lo veáis será como: '¿Qué?, ¡no me lo había imaginado nunca!' 

- Entonces estás contento, ¿no? Alfred, representante el año pasado junto a Amaia, dijo en una reciente entrevista que él no había tenido oportunidad de cambiar la puesta en escena ideada por Gestmusic. 

- Yo estoy contento. Y si había algo en la puesta en escena que no me gustaba, lo hemos cambiado. Fokas Evangelinos es una persona muy perfeccionista y no va a dejar que yo vaya con algo encorsetado.

- Compartes director de escena con el representante ruso... ¿Esto nos perjudica?

- La canción de Sergey Lazarev es una canción muy diferente. De hecho, la mayoría de temas este año son baladas y medio tiempos. Uno de nuestros puntos fuertes, aparte de la puesta en escena, es que la canción desprende un ritmo mediterráneo que sólo nosotros tendremos. 

- ¿Has escuchado todas las canciones que compiten este año por el micrófono de cristal?

- Todas no.

- Lo digo porque parecidas a "La venda" quizá sólo hay dos canciones: Chipre y Suiza. 

- A mí me gusta mucho la canción italiana, "Soldi", y la francesa, "Roi". 

- De momento las casas de apuestas te sitúan en el puesto 20. ¿Le das valor a eso?

- Hay que fijarse en los números porque reflejan una realidad. Pero, ¿qué pasó el año pasado con 'Fuego' de Eleni Foureira? Por estas fechas estaba en el puesto treinta y mira lo que pasó luego. Quedó segunda. 

- ¿Ves a la comunidad eurofán optimista este año contigo?

- Sí, la gente tiene ilusión y eso me hace feliz. Saben cómo han ido los resultados en años anteriores y en esta ocasión tienen la sensación de que puede pasar algo. Y que te digan eso es muy bonito.

- Y te ven muy implicado en este proyecto... 

- Es que siento la canción mía y me hace mucha ilusión acudir al festival. Eurovisión es un trampolín para mi carrera impresionante. Todos los eventos a los que vamos, todas las entrevistas, toda la promoción... Me está pareciendo algo muy divertido y no veo nada negativo hasta el momento.

- A Amaia no le gusta "La venda"... 

- No pasa nada. A ella no le gusta pero ha dicho que me desea lo mejor. Tengo su apoyo. Imagínate que tuviera decir que le gusta cuando no lo es.

- ¿Estás relativizando el momento de las votaciones?

- Sí. Pero llevamos meses preparando todo esto para tres minutos y lo vamos a hacer lo mejor que podamos. Una vez acabada la actuación, sólo queda disfrutar del show. Y vivir lo de los "12 points" desde allí tiene que ser maravilloso. Intentaré no morderme las uñas.

- Y después de Eurovisión, ¿qué es lo que tiene preparado Miki?

- Sacar un single, quizá después publicar algún otro y luego ya el disco. Las canciones ya están compuestas por mí, aunque alguna ha sido coescrita. Yo quería que fuesen mías y meter la mano en todas.

- ¿Van en la línea de 'La venda'?

- La mayoría sí, aunque hay una o dos más sentimentales. Yo me quedé alucinado cuando las escuché en mi coche el otro día mientras viajaba. Me decía a mí mismo: "¿esto lo he hecho yo?" A veces había intentado componer y no me había gustado nada. Pero ahora, sí. En eso se ha notado mi paso por la Academia. 

- ¿Qué echas de menos de OT?

- Echo de menos...

- (interrupción) ¿Las broncas de Noemí?

- Obviamente. Y también el tener la rutina musical tan marcada. Clase con Mamen, armonías con Capde, voces con Manu... Vivir por y para la música. Tener una canción y llevarla hasta el extremo. Que es algo muy parecido a lo que estoy haciendo ahora.

- ¿Te molesta la etiqueta de 'triunfito' que os suelen colgar a los concursantes de este programa?

- ¡Qué va! OT me ha dado todo lo que soy ahora. Entonces no me molesta nada. Estoy muy orgulloso de haber concursado. 

- ¿Qué esperas que pase el 18 de mayo? 

- Yo espero que el día de la final todo el mundo baile conmigo. Y que cuando yo vuelva aquí, la gente se sienta orgullosa independientemente del puesto en el que haya quedado. Así que espero eso: transmitir ese orgullo que yo ya siento. 

CADENA 100