Miki: "He ensayado la puesta en escena para Eurovisión mil veces"

El representante español visita CADENA 100 para desvelarnos si ha metido algún amuleto en la maleta y cuánta masa muscular ha ganado en estos últimos meses

video

Miki: "He ensayado la puesta en escena para Eurovisión mil veces"

Pulsa para reproducir el video

 

Tiempo de lectura: 2’

Miki aterrizó este jueves en Tel Aviv con el deseo de devolver a España el ansiado triunfo en Eurovisión. Él lo sabe bien: han pasado cincuenta años desde que Salomé ganara en el Teatro Real con el "Vivo cantando". Desde entonces, alguna que otra alegría, muchos sinsabores y también momentos de absoluta decepción. El 'triunfito' llega a Israel fuera del ramillete de favoritos pero con el deseo de poner a bailar a toda Europa el próximo sábado con "La venda". Cree que esa es su gran baza. Su canción y una puesta en escena que ha ensayado sin exagerar mil veces. "Unas veinte o treinta veces al día", admite. La escenografía viene avalada por Fokas Evangelinos, un director artístico griego con largo recorrido en el festival. Pero, ¿cómo define Miki la puesta en escena que desvelarán este viernes en su primer ensayo? Lo hace con tres palabras: grande, sorpresa y color.

Antes de coger el avión, el representante español visitó CADENA 100 para someterse a un test donde respondió a preguntas relacionadas con su periplo eurovisivo. Miki reconoce que todavía no estaba nervioso antes de llegar a Israel y que, a diferencia de otros exrepresentantes, no ha metido en su maleta ningún amuleto de la suerte. No se ha olvidado, eso sí, de su bañador. Y es que estos días en Tel Aviv se esperan temperaturas superiores a los 30 grados. 

Miki admite que sí estará nervioso en los instantes previos a subirse al escenario para cantar en la final del 18 de mayo, aunque lo exterioriza de una manera muy particular. "Cuando me pongo nervioso bostezo mucho. Parecerá que me aburro, pero no es así", ha dicho. No le preocupa el resultado, puesto que él verá bueno incluso un último lugar siempre que esté orgulloso de su actuación. 

El resto de exrepresentantes españoles le han dicho que disfrute. Y es lo que piensa hacer.  Miki se muestra muy agradecido al público eurofan y guarda muy buenos recuerdos de este camino preeurovisivo que ha recorrido desde que fue elegido en el mes de enero. "Lo peor que he llevado ha sido sólo despertarme a las siete de la mañana para hacer promo", ha admitido.  

No le preocupan las casas de apuestas, que le sitúan en el puesto 14. Sólo piensa en hacer una gran actuación y que Eurovisión le sirva para engordar aún más su prometedora carrera musical. Miki sonríe, es feliz pese a la responsabilidad que carga en sus espaldas e incluso estos meses se ha "machacado" para ponerse en forma. "Cuando salí de OT pesaba 79 y ahora peso 73. Pero sí que es cierto que he ganado músculo", ha confesado. Y es que Miki llega a Eurovisión con hambre de campeón. 

CADENA 100