Irene Rosales, entre lágrimas, abandona 'Viva la vida': "Llega un momento que no puedo más"

La mujer de Kiko Rivera, deshecha por la presión, toma la determinación de dejar la televisión y centrarse en el cuidado de su familia
Irene Rosales, mujer de Kiko Rivera, en un complicado momento

Tiempo de lectura: 3’

Hace unas semanas, era su propio marido quien entraba en directo para pedirle que no lo hiciera. Que no dejara ese puesto de trabajo como colaboradora de 'Viva la vida' que ocupaba desde que dio a conocerse en profundidad en 'GH VIP'. Kiko Rivera no ha conseguido que Irene Rosales continúe en 'Viva la vida', y por eso hablamos en pasado de ella como contertulia del espacio vespertino de fin de semana de telecinco. Era ayer cuando, sin poder contener la emoción, ofrecía los detalles de esa dura decisión que ha tomado de dar un paso a un lado para tener una vida más tranquila.

"Me siento liberada por haber dado este paso, pero ahora es lo que necesito", comenzaba relatando antes de exponer la etapa personal que está atravesando y que es la que ha provocado quehaya tomado esta decisión rotunda y sin capacidad de arrepentimiento por su parte: "No estoy bien, me ha venido el bajón ahora, creo que es el cúmulo. He pasado por muchas situaciones, me he llevado un año de hospitales con mis padres, con resultados horribles, después pasó el conflicto de Kiko… Siempre he querido coger fuerzas, seguir adelante, pero ya llega un momento en el que no puedo más".




Al margen del sufrimiento emocional, está la distancia entre los estudios de Fuencarral, situados en Madrid, y esa vida familiar que desarrolla en Sevilla. Tener que estar viajando los fines de semana y separarse de sus niñas, es otro de los factores que ha pesado en esa balanza para retirarse del foco mediático, a pesar de que las críticas a su trabajo han sido excelentes desde el primer momento. "Subir a trabajar se me hace un mundo, el tiempo en casa con las niñas es agobiante, el poco tiempo que paso con mi marido… Analizo todo y decido que tengo que frenar para estar bien con todos y conmigo misma", se sinceraba muy serena, a pesar de la dureza de lo que estaba haciendo en ese mismo instante.

"He intentado controlar la situación, pero llega un momento en el que no puedo controlar las cosas. No puedo controlar la impulsividad de mi marido, que hablen de mí en televisión…", continuaba, deshaciéndose por lafragilidad que pudiera mostrar al abandonar el barco y añadiendo: "No soy capaz de gestionar el conflicto de la familia con mi marido por algo en lo que no tengo nada que ver". Además, aprovechaba para lanzar un mensaje de agradecimiento a la que ha sido su familia televisiva durante todo este tiempo: "Tengo que dar gracias a todo el equipo, jamás me habéis exigido nada y siempre me habéis ayudado muchísimo. Aquí hay un ambiente que me ha dado mucha vida. Sois personas con las que he pasado mucho tiempo en el peor momento de mi vida. Me da alegría que he conocido personas que son maravillosas".

Un abandono preanunciado de manera enigmática

Tras ese discurso, silencio en sus redes sociales. Lo que sí encontramos es una imagen previa a abrirse al público de la manera que lo hizo para anunciar su marcha. Una foto en la que aparece besando a su gran soporte, su marido, y junto a la que le pide que la abrace fuerte. Un gesto que nos indica, ahora que ya sabemos cómo se precipitaron los acontecimientos, que él le mostró su apoyo. Como siempre. Y como ella ha hecho también en la otra dirección tantas veces.




También te puede interesar...

“¿En serio?”: Emma García, atónita con la confesión de Irene Rosales sobre su futuro en televisión

Kiko Rivera entra en directo para hacer una generosa petición a Irene Rosales: "Te dan el lugar que mereces"

CADENA 100