"Eterna Mila": el homenaje definitivo de 'Sálvame' a su colaboradora para recordarla cada día

La entrada del plató donde se realiza el programa, decorado con un mural enorme con su cara y renombrado en su honor un día después de su muerte.
ctv-jpw-mila-ximenez-homenaje-muerte-salvame

Tiempo de lectura: 3’

Desde que el pasado miércoles a mediodía se conociera la noticia de su muerte, se han sucedido los homenajes a Mila Ximénez. De entre todos ellos, los que le han brindado sus compañeros de 'Sálvame' -al margen de los de sus familiares, por supuesto- han sido los más conmovedores. Y, de entre estos, uno de los que ejecutaron en la tarde de ayer ha tocado, de manera especial, la fibra a toda la audiencia de un programa que ya no volverá a ser lo mismo sin la arrolladora presencia de la sevillana. Todos y cada uno de los que realizan el espacio de entretenimiento, tendrán muy presente a quien fue una de ellos durante más de una década cada día, cuando entren a hacer el programa.

¿Por qué? Pues porque en la tarde de ayer se destapó un enorme mural -eran María Patiño y Kiko Hernández los encargados de hacer los honores-, realizado con la ténica del grafiti, con su cara y la leyenda 'Plató Mila Ximénez'. Efectivamente, desde ese momento el 'set' donde se hacen esas cinco horas de televisión en directo, se renombraba para rendir el mayor de los tributos a su figura. "Le ha dado mucho a este programa y nosotros queremos devolverle una mínima parte de lo que nos ha dado", explicaba Jorge Javier Vázquez, presentador del programa y gran amigo de la fallecida, poco antes de descubrir esa sorpresa. "Vamos a tenerla presenta cada tarde y ella nos va a dar la bienvenida. Se va a quedar para siempre", añadía, a modo de promesa.




Ese era solo uno de los homenajes que se le realizaban en una tarde donde la emoción y las risas al recordar cada uno de los momentos vividos al lado de Ximénez se entremezclaron de manera constante. Y más allá de todas las historias que cada uno de ellos llevaban preparadas para ese día especial en la historia del espacio de Mediaset, donde las confesiones de unos a otros se manifestaban como en una especie de terapia colectiva para pasar el trance de una manera menos dura, hubo una despedida oficial desde la azotea de esos estudios de Fuencarral que han sido una segunda casa para ella.

Banda sonora y tres deseos

Empezando por cómo Juan Peña, a quien le unía una relación de amistad y cariño, le dedicaba esa versión del 'My Way', de Frank Sinatra, en castellano: 'A mi manera', porque Mila vivió de una manera muy particular. Además, María Patiño le pedía el favor de que interpretara 'Que no daría yo por empezar de nuevo', de Rocío Jurado. Dos temas antes de lanzar al aire un buen puñado de globos con los que sus amigos habían formado la letra M. La misma que voló rumbo a ese cielo desde el que ella les ha prometido cuidarles.

Tres de sus íntimos expresaban sus deseos antes de que esos globos emprendieran rumbo a encontrarse con ella, allá donde esté. El primero, Jorge Javier, seguramente una de las personas más cercanas a Ximénez. "Pido volver a verte. Que nos volvamos a ver pronto", manifestaba al aire antes de que Kiko Hernández le deseara un "buen viaje". La última era Belén Esteban, que le realizaba una petición muy especial a su amiga Mila: "Que encuentre su lugar y que cuando nos tengamos que ir, que nos tenga una zona vip especial con Beefeater, con Bombay y con tónica".




Sí, Mila tuvo una despedida ante las cámaras a la altura de la grandeza de la figura que fue. Aunque, quizás, sin llegar a la enormidad de esa huella que ha dejado, entre sus compañeros y entre una audiencia que se queda algo huérfana sin sus enfados instantáneos y esas croquetas míticas que ya no volverán a ser lo mismo.

También te puede interesar...

La última voluntad de Mila Ximénez antes de morir que rompe en dos a su hija Alba Santana

El plató de ‘Sálvame’, de riguroso luto por la muerte de Mila Ximénez: “Llevábamos una semana en vilo”

CADENA 100