"He estado mucho tiempo castigándome": el drama personal de Hovik Keuchkerian, Bogotá en 'La casa de papel'

El actor se sinceró, como nunca antes, sobre sus problemas con el alcohol en 'El Hormiguero' ante un Pablo Motos conmovido por su relato
Hovik Keuchkerian se sincera con Pablo Motos sobre sus problemas con el alcohol
  • Carlos López Álvarez
Flickr

Tiempo de lectura: 3’

A pesar de que tiene una trayectoria considerable a sus espaldas, Hovik Keuchkerian le debe su fama en España a 'La casa de papel' y ese personaje al que da vida, Bogotá. Un papel que le sirvió para que contaran con él, por ejemplo, en 'Antidisturbios'. O para que se empiece a hablar de él aquí en España como el actor que es. Una profesión en la que, dicho sea de paso, aterrizó tras dejar el boxeo profesional y después de una etapa muy oscura en la que tuvo que hacer frente a sus adicciones. Si bien este es un tema sobre el que ya había dado algunas pinceladas con anterioridad, no menos lo es que anoche lo hizo con un desgarro y una profundidad que provocó una reacción unánime en las redes sociales y entre todos los que estaban escuchando su discurso.

Con la quinta temporada de 'La casa de papel' ya estrenada y triunfando entre los fans incondicionales de la serie, decidía abrirse y contar el infierno en el que cayó tras haber dejado el deporte. En concreto, la práctica del boxeo en la que llegó a ser dos veces campeón de España. "Estabas comiendo mucho, bebiendo mucho y fumando mucho", era el gancho que le lanzaba Pablo para que él tirase del hilo y ofreciera un discurso con una carga emocional tan fuerte, que es complicado recordar uno similar en la historia reciente del espacio de entrevistas y entretenimiento de Antena 3.

Hovik Keuchkerian boxea con Pablo Motos durante su visita a El Hormiguero

Carlos López ÁlvarezFlickr


Keuchkerian estaba dispuesto a hacer una radiografía emocional sin filtros, así que comenzaba el relato de su drama personal: "En enero del 2005, cuando dejé de pelear, me fui para el otro lado. Dejé de boxear y cuando dejas de perseguir un sueño... Me metí en un bucle". Y si bien es cierto que explicaba que la interpretación se cruzó en su camino como una especie de tabla de salvación, apostillaba que ya llevaba "muchos años en una montaña rusa en la que el alcohol era la puerta".

"Empiezas a pensar solo en ti, aislarte en tu casa y alejarte de la gente. Trabajar te mete en la rueda a nivel profesional porque tienes que cumplir y cumples, pero no es lo mismo estar en un set de rodaje deseando hacer lo que tienes que hacer que deseando que den las seis de la tarde para llegar a tu casa y abrirte el whisky y acostarte a las once 'mamao'. No tuve problemas con la gente, porque beber solo me flipaba, y me flipa", explicaba, con todo lujo de detalle, cómo era esa rutina tan perjudicial para su salud en la que se zambulló y de la que no salió hasta que alguien muy especial en su vida cogió el teléfono y le hizo una advertencia tan dura como para ser capaz de abrir los ojos.

La llamada que lo cambió todo

"Mi madre me llamó el pasado 6 de mayo y me llevo al rincón del ring. Me dijo: 'Estás gordo, estás tóxico, feo, andas encorvado, eres un trozo de mierda y no te lo voy a decir más'. Cuando tu madre te dice eso pues pasó algo, me revolvió, porque dije cuando la vieja no esté no quiero que se vaya dejando aquí un trozo de mierda. He estado mucho tiempo machacándome y castigándome sin ser bueno para mí y para la gente que estaba conmigo", reflexionaba, poniendo la fecha exacta del inicio de ese nuevo camino en medio del que, ahora, se encuentra.




Así las cosas, en estos momentos no tiene más proyecto que el de dedicarse a él mismo, que no es poco: "Mi proyecto era yo, estaba empezando a ir a trabajar porque tenía que ir a trabajar. Esta profesión me ha hecho este regalo y no quiero hacerla por hacerla, quiero hacerla haciéndome preguntas, preparándome mis personajes, quiero salir a morir y a matar... Eso no lo puedo hacer si mi cuerpo, mi mente y mi emoción no está limpia y en estado de pureza". Y remataba sobre los avances que ha realizado en estos meses de depuración: "Me habré quitado unos 30 kilos. Me he puesto un año y han pasado seis meses, dentro de otros seis estaré perfectamente y preparado para la guerra".

También te puede interesar...

La encerrona de Pablo Motos a Pilar Rubio en ‘El Hormiguero’: “¿Para eso me has traído?”

Pilar Rubio se rompe al recibir en el plató de 'El Hormiguero' la visita más especial que podría esperarse

CADENA 100