La confesión más íntima de María Patiño: se derrumba al hablar de las cargas emocionales de la maternidad

Uno de los rostros más importantes de la parrilla de Mediaset se sinceraba este viernes sobre las cargas que ha llevado por la maternidad
María Patiño se sincera sobre el peaje que ha tenido que pagar por se madre
Telecinco

Tiempo de lectura: 3’

A pesar de que se pasa las tardes hablando de las intimidades de los demás, de todos esos personajes que conforman el panorama del colorín nacional, sobre la suya trata de dar las menores pistas posibles. No hay que olvidar cómo María Patiño, de quien venimos a hablar en estas líneas en la web de CADENA 100, se casó en un lugar recóndito del planeta y sin avisar a nadie. Ni siquiera Jorge Javier Vázquez, al que se supone uno de sus mejores amigos de dentro y fuera de la televisión, estaba sobreaviso -lo que llevó a un cabreo monumental entre ambos que duró un par de semana-. Así que, que en la noche de este viernes se abriera como lo hizo ante la auiencia de Telecinco, es digno de que se hable -y se escriba- de ello.

Sucedía en el marco de ese especial sobre Rocío Jurado que se celebraba en vísperas del concierto en el que se le rendirá homenaje este martes, coincidiendo con el Día de la Mujer, en el WiZink Center de Madrid. Ante las vivencias de La más grande con la maternidad y recordando también al discurso que Rocío Carrasco ha pronunciado en más de una ocasión, ese en el que recordaba cómo se le ha colgado la etiqueta de "mala madre", Patiño abría su corazón para exponer ante los telespectaodres todos esos miedos y sufrimientos a los que ha tenido que enfrentarse desde que nació su único hijo.




"Algunas cosas no han cambiado nada", comenzaba sentencianado antes de empezar a exponer lo que ella ha experimentado en primera persona: "Me ha supuesto una carga importante de que me señalaran como mala madre. He mirado para abajo porque creía que era una culpa. Cuando escucho a Rocío Jurado, te das cuenta que es algo que todavía no se ha superado y que hace mucho daño". María, a la que hemos visto en muchas ocasiones emocionarse delante de las cámaras, comenzaba a tener los ojos vidriosos por la emoción de esa desnudez de sus sentimientos a la que se había lanzado.

Dos gritos cargados de fuerza

"Mis circunstancias personales me hicieron irme a Madrid y que mis padres me ayudaran con mi hijo. Los comentarios me hacen dudar. No sabía si mi lugar estaba dónde estaba", ponía de manifiesto unas inseguridades que tan solo ha sido capaz de apaciguar una persona: "Con el tiempo, la persona que está a mi lado me ha hecho saber que lo he hecho bien". Efectivamente, ese no es otro que su hijo, al que siempre ha tratado de mantener al margen del circo mediático que supone siempre convertirse en una cara reconocible de un programa de tanto peso en la parrilla y en la sociedad como lo es 'Sálvame'.




María reconocía haber tenido problemas "de autoiestima y sentimiento de culpa que he arrastrado durante mucho tiempo". Y añadía, para que se entendiera por qué lanzaba este grito ahora y no antes: "Las palabras hacen daño. He dejado de tener ese miedo y me permite contarlo ahora que mis padres no están. Si estuvieran, no me atrevería a contarlo públicamente". Porque, por además de por su hijo, siempre ha luchado por el bienestar y la tranquilidad de esos progenitores que se le fueron con muy poca diferencia de tiempo.

Para terminar, lanzaba uno de esos mensajes contundentes que ha realizado en más de una ocasión en pro de los derechos femeninos: "Soy mujer y tengo 50 años. Gracias a gente como Rocío Jurado y otras grandes mujeres, que han luchado por nuestros derechos, se han roto paredes y hemos tenido muchas puertas abiertas. Aunque todavía hay que romper paredes para tener los derechos que nos merecemos".

También te puede interesar...

La vida más privada de María Patiño: desde su mayor 'vicio' al dineral que gana en Telecinco

María Patiño alarma a sus compañeros de 'Sálvame' con una importante operación: "Estoy nerviosa"

CADENA 100