Cataplejía, la extraña enfermedad de Jordi Évole que ha vivido en directo en ‘El Hormiguero’: “No es agradable”

Jordi Évole ha acudido a ‘El Hormiguero’ y Pablo Motos se ha asustado mucho al experimentar en directo las consecuencias de su enfermedad
Enfermedad Jordi Évole aflora en 'El Hormiguero' con susto de Pablo Motos

Redactora CADENA 100

Tiempo de lectura: 3’

Jordi Évole ha acudido a ‘El Hormiguero’ para presentar la nueva temporada de su programa de entrevistas ‘Lo de Évole’ en laSexta. Aunque en este caso el entrevistado ha sido él y después de hablar de este formato, el presentador ha sacado a colación la enfermedad que padece y con la que ha aprendido a convivir después de un tiempo. El periodista padece cataplejía, un problema de salud que viene de la narcolepsia y que hace que cuando te da un ataque de risa, tu cuerpo se desconecta y te desmayes.

Es como un castigo, me he reído mucho en mi vida y me sigo riendo, no me freno y por eso me acabo cayendo. Te condiciona, te tienes que medicar, te quedas flácido y te quedas como en la fase REM del sueño”, ha explicado Évole. Y es que justo le pasó hace una semana en directo durante una entrevista con Wyoming, que no tenía ni idea de su enfermedad y al verle descompuesto, pensaba que estaba fingiendo y que se trataba de una broma. Por eso Pablo Motos ha estado muy comedido, con el miedo de que le pudiera pasar a él también.

La enfermedad de Jordi Évole que le provoca desmayos

Recordando este episodio con Wyoming, ha explicado que no le había avisado previamente de su enfermedad y que, aunque el presentador también es médico de profesión, no pudo identificar de qué se trataba y se vino muy arriba diciendo: “¿Pero qué le pasa a este hombre?” entre risas y sin ser consciente de que estaba a punto de desmayarse. “Me ve caído porque estaba ya a punto de caerme al suelo, y yo sin poder reaccionar”, ha recordado. “No es agradable, toda mi gente lo sabe, mi equipo, en seguida me aguantan y cuando me va a dar, me siento”, ha afirmado.

Y es que hace años estaba grabando una entrevista con Iniesta en Japón, le dio un ataque de risa y se pegó un tortazo al caerse al suelo cuando todavía no sabía de su enfermedad. En cuanto llegó a España fue al neurólogo y ya empezó con la medicación y a aprender a controlar todo tipo de situaciones. “Intento no ponerme programas de risa en el coche y evitar llamadas con amigos, porque tengo 3 o 4 que sé que fijo me va a dar, es un 3 en raya, no falla”, ha afirmado. “Lo he asumido bien porque en mi caso no es grave, otras personas lo pasan peor que yo y no quiero frivolizar. A todos ellos, fuerza, ánimo y que sea lo más leve posible”, ha expresado.

El susto de Pablo Motos al vivir en directo las consecuencias de su enfermedad

“Se ha cogido a tiempo y lo he llevado bien”, ha añadido también Jordi Évole. Y aunque Pablo Motos ha intentado en todo momento frenar porque el presentador le había advertido de que si le daba la risa le cogiera del brazo, un agente externo a ellos le ha provocado un ataque de risa en directo que por suerte ha sabido controlar. “Me hago gracia explicando chistes y no puedo acabarlo. Tiento a la suerte, me gusta explicar historias, empiezo un chiste y soy incapaz de acabarlo, cuando lo acabo ya no tiene gracia”, ha dicho. “¿Estáis teniendo la misma tensión que yo?”, ha preguntado Motos a Trancas y Barrancas. “Me han dicho mis padres por favor no me lo hagáis pasar tan mal”, ha asegurado Jordi. Pero no contaban con que, al darle los 3.000 euros a un espectador por teléfono, la cosa fuera a descontrolarse. “Hay gente que le das 3.000 euros y parece que le hayan matado a un familiar”, ha dicho al colgar la llamada, comenzando a reírse sin parar y haciendo aflorar su cataplejía.

También te puede interesar...

CADENA 100