Carmen Alcayde, más allá de los programas del corazón: la muerte que marcó su vida y sus problemas económicos

La valenciana ha tenido una vida llena de altibajos que no ha escondido nunca cuando se ha convertido en entrevistada. Repasamos su biografía
Carmen Alcayde, una vida llena de altibajos más allá de la prensa del corazón
Telecinco

Tiempo de lectura: 7’

No hay duda de que Carmen Alcayde es uno de esos rostros que se tienen en cuenta a la hora de contar la historia del periodismo del corazón en este país. Junto a Jorge Javier Vázquez hizo un tándem perfecto en el famoso 'Aquí hay tomate', que supuso un antes y un después a la hora de hacer este tipo de información delante de las cámaras. De eso, de su comienzo, han pasado casi dos décadas. Un tiempo en el que la valenciana ha pasado por diferentes espacios y formatos hasta que, hace unos meses, era recuperada por 'Sálvame' para darle una silla en ese plató objeto de deseo de muchos. En CADENA 100 queremos, ahora, hacer un repaso por esa vida lejos de los focos. Por esas aristas de su vida que podrían ser menos conocidas para el público general y que nos sirven para hacer una especie de retrato robot de una mujer por la que sentimos profunda admiración en esta redacción.

Carmen Alcayde en imagen de su etapa como colaboradora de Zapeando, espacio de LaSexta

LaSexta


Su vida personal

A pesar de su repercusión mediática, la presentadora siempre se ha mostrado totalmente volcada en su marido y sus tres hijos. Alcayde siempre ha manifestado lo enamorada que está de su marido, Eduardo Primo Arnau, con quien lleva más de 28 años de relación. . "El secreto es que lo pasamos bien. Que con tu pareja seas libre para ser tú mismo es primordial. Yo con mi marido llevo la vida que nos gusta. Tenemos muchas cosas en común y tenemos mucha conversación. A mí nadie me hace más gracia como mi marido y eso es muy importante", contaba para una entrevista en 'Jaleos'.

"Siempre he sido muy romancera, de vamos a hacer bodas de papel, de gotelé, de lo que sea. Él se quería casar en la playa con los amigos y yo me le llevé a la iglesia con el altar y todo lo demás... Yo le digo: 'Cariño, se ha separado Ramón, el de la capa, y Paloma Cuevas, ya solo quedamos nosotros'", contaba en 'Vanitatis'.

"Cuantas más alas, más quiere volar el ave al nido. Cuanto más las cortas, más libertad queremos. Si tiene que pasar algo algún día, pasará, hagamos lo que hagamos. Eso es la vida. Cuando pasa algo es porque una pata cojea. Nunca he tenido miedo a eso porque nos va bien. Si yéndonos bien, pasa, pues pasa. No vamos a estar poniéndonos cadenas, porque es inútil. Cuando ya llevas tantos años, lo más importante es que la pareja sea feliz y se sienta libre. En esa libertad está entrar, salir, viajar con tus amigas o él con sus amigos... No soy una pareja abierta, soy muy tradicional para eso. Una infidelidad no me gustaría. Llevamos ya 28 años y si pasa algo algún día, el camino ya está andado", agregaba en el mencionado medio.

La pareja tiene tres hijos: Carmen, Eduardo y Olivia. La presentadora siempre intenta mantener sus identidades ocultas y siempre que comparte fotografías de sus hijos en redes sociales, oculta su rostro. Tal y como reconoció la propia presentadora en una publicación, siempre quiso ser madre a pesar de que no fue fácil: "Pensé que no llegaría a serlo, pero al final llegaron tres. Aún hoy no me lo creo, aún hoy me estremezco al veros. Sois mi vida, hijos. Me dais mucho más de lo que imagináis".




Su situación más complicada

Es por esto mismo, por lo que no siempre se encuentra feliz de trabajar en televisión. Según ha confirmado en varias ocasiones, su trabajo le hace muy feliz, pero echa de menos a su familia cuando se tiene que mudar a Madrid temporalmente: "Yo que no estoy separada y me paso semanas viviendo aquí y he estado viviendo cuatro meses aquí en Madrid sin mis hijos hasta que me los pude traer… Que ahora me los he vuelto a llevar, que tiene un lío mi vida increíble".

"Yo estaba semanas que a lo mejor había dos días que no hablaba con ellos, recuerdo que igual se ponen tristes. Y tú quieres que estén felices en la marcha del cole y tal. Y les llamas, y sabes que has estado dos días sin hablar con ellos", contaba la comunicadora. Asimismo, ha asegurado que es algo que no podría sobrellevar sin su marido: "Mi marido me dice 'que están bien, no te preocupes, que está todo fenomenal'". “A veces, tampoco pasa nada, pero hay padres que sí que nos sabe estar tanto tiempo sin llamarles", agregaba.

"Yo soy una madre que está siempre muy ocupada, más que preocupada, con mis hijos. Dejo antes de lado a mis amigas, que las veo muy poco; cuando estoy en Valencia, les recojo en el colegio, les llevo a extraescolares... Minuto que tengo, minuto que les dedico a ellos. Aún son demasiado pequeños para darles la libertad. Mi hija está deseando salir a la calle sola y tener un móvil, pero todavía no la dejo. Considero que todavía no tiene las armas para saber qué cosas pueden pasarle o qué determinados peligros hay. Su padre y yo le contamos, se entera de cosas que van pasando en casas de amigas, van abriendo los ojos al mundo y descubriendo lo que puede pasar. En ese sentido sí soy bastante controladora. Ella tiene su TikTok privado, en su día tendrá su móvil...", cuenta en una entrevista para 'Vanitatis'.

"Tampoco quiero que sean bichos raros... A mi hijo le gusta mucho el Fortnite y le permito que juegue, pero a mi conveniencia, el fin de semana, dos horas, a la hora de la siesta de papá y mamá. Hay que hacer la vida fácil a todos. Les pongo horarios y les llamo desde aquí para ver que están cumpliéndolos. Tampoco quiero ser super estricta, pero mis hijos se ríen conmigo porque a veces les digo "no hagáis esto, porque ha muerto gente haciéndolo". Y se ha convertido en un chiste en casa, se ríen porque les parezco un poco exagerada, porque parezco la madre de Nemo cuando le dejó en la escuela. Yo creo que seré como mi madre, que una vez que lleguen a los 16, rompan el cascarón y salgan, ahí confiaré. La educación es previa, todo esto es para que ellos luego se suelten a la vida y puedan ir solos", añade en el mencionado medio.




Su mayor miedo como madre

Y hablando de sus hijos, la colaboradora de Telecinco asegura que lo único que le asusta de sus hijos es que crezcan y sean como ella fue de adolescente, dado que fue muy rebelde y "dio mucha guerra" a su madre. "Cuando mi madre se queda viuda yo tenía un añito. Se sacó una plaza de funcionaria y puso una tienda de zapatos para que no nos faltara de nada", contaba. Asimismo, declaró, en tono de broma, que también le preocupa que sus hijos crezcan y ella se convierta en "la más inmadura" de su casa.

La muerte que marcó su vida

Con tan solo un año, Alcayde perdió a su padre: "Perdí a mi padre cuando tenía un añito". "Yo tenía sólo un año cuando falleció, así que de niña le afectaba más a la gente cuando lo decía que a mí misma. No lo conocí y no tengo recuerdos propios. Es verdad que al crecer lo echas mucho de menos y te preguntas cómo sería", confesaba en una entrevista para 'Las Provincias'.

"Mi madre fue una luchadora. Salió adelante con nosotros tres por las mañanas de funcionaria en el Ayuntamiento y por las tardes en la zapatería que montó", agregaba en el mencionado medio.





Sus operaciones estéticas

La presentadora siempre ha cuidado su imagen, ya que siempre se ha preocupado por mantenerse bien. "Me importa envejecer bien, me cuido bastante porque tengo ya 44 años y en ese sentido admiro mucho a Mercedes Milá, una mujer a la que se la suda todo. O a Tania Llasera, que engordó y no le ha importado, al contrario. Yo no soy tan guay. Este verano me puse encima tres kilos y hasta que no me los quité no he parado. Corro por el río, hago pádel, voy al centro de estética y me pongo vitaminas... Tampoco me quiero obsesionar pero pasar la barrera de los cincuenta y pico y ya no ser una chica mona, por mucho que nos neguemos, sí me preocupa. Porque tampoco quiero convertirme en una cara petrificada y que digan: 'Mira, pobrecita, a lo que ha llegado'", contaba en 'Las Provincias'.

Por este motivo, además de hacer deporte y cuidar su alimentación, la comunicadora ha pasado por quirófano en tres ocasiones. Tal y como aseguró en su paso por 'Viva la vida' se ha operado la nariz. Nada más empezar su entrevista, el programa de Telecinco hizo un repaso de su carrera televisiva y Emma García el preguntó que recuerda de aquellos años. "Recuerdo de mi anterior nariz", respondía la entrevistada muy sincera.

"Esta es mi tercera nariz, tú me conociste con la segunda. Para venir a hacer las Américas desde Valencia, yo hacía muchos castings y no me cogían. Yo decía, con lo bien que lo hago y no me cogen, eso va a ser por la nariz, porque yo quería ser reportera y si me ponía de lado... Tapaba. Así que me operé, y después de 'Aquí hay tomate' me veía mucha punta y me operé otra vez", se sinceró la colaboradora de 'Sálvame'.

"Tú sabes que en la tele no hay que mirarse, porque te encuentras todo lo que tienes", le quiso aconsejar García. Alcayde dio la razón a su compañera de cadena, pero aseguró que no se arrepentía de su decisión: "Pero me alegro de haberme operado".





Su relación con Jorge Javier

Alcayde y Jorge Javier Vázquez formaron una de las parejas más queridas de Telecinco cuando estaban al frente de 'Aquí hay tomate'. La presentadora asegura que, actualmente, tienen "poca relación", tienen mucha química y se tienen mucho cariño. "Cuando nos vemos, nos abrazamos y nos reímos. Sólo discutimos una vez discutimos en cinco años y no nos hablamos en un directo, pero Jorge ha sido la persona que más química he tenido en un plató de televisión", contaba ella.

"Con Jorge siempre me he reído mucho, tenemos mucha química en plató. Espero que así sea y que nos riamos mucho juntos", aseguraba la comunicadora en una entrevista para 'Vanitatis'. Tal y como ha remarcado la periodista en varias ocasiones, solo se ha enfadado con su compañero una vez. "Esto ya ha salido varias veces, pero yo lo cuento porque ha sido el peor", contaba en 'Zapeando' cuando le preguntaron por su peor momento frente a las cámaras.

"Me dijeron que tenía que tirarle la tarta en todo el pecho, pero yo no había hecho eso nunca. Así que, con todo lo que pesaba, acabé tirándosela a la cara. Se pilló un mosqueo... Ahí dije: 'tierra, trágame'", contaba la colaboradora. "Jorge, que siempre va que cuida su pelo y tal... Es un figurín", agregaba, aclarando el motivo por el que el presentador se pilló tal cabreo.

Carmen Alcayde junto a Jorge Javier Vázquez en una imagen de Aquí hay tomate

Telecinco


Su bache económico

Antes del Estado de Alarma, Alcayde se encargaba de dirigir 'Aquí hay madroño' en Telemadrid, junto a David Valldeperas. No obstante, como consecuencia del coronavirus, el canal autonómico decidió retirar su formato de la parrilla y emitir, en su lugar, un espacio informativo dedicado a la evolución de la crisis sanitaria.

Tras lanzarse su última entrega en Telemadrid, el futuro de la periodista se quedó en el aire, ya que no contaba con futuros proyectos. Durante los tres meses de confinamiento, según ha explicado, la presentadora tuvo que subsistir con sus ahorros, dado que no recibió ningún ingreso durante esa temporada.

Desde entonces, estuvo intentando poner en marcha diferentes ideas, pero no fue hasta el final del confinamiento cuando pudo llevar a cabo alguno de los trabajos. Según ha confesado en una entrevista para El Español, le ha costado mucho superar este bache: "Pasé a facturar cero, los pagos de la casa siguen viniendo… y nos está costando remontar, como a todo el mundo. Pero a base de mucho trabajo, ahí vamos. No me quiero quejar, porque si nos quejamos nos pegamos un tiro todos".




También te puede interesar...

Los artistas que abanderan la marca Andalucía: de Vanesa Martín a Manuel Carrasco o David Bisbal

Morat desvela en CADENA 100 todos los detalles que pueden contar sobre su próximo disco: "Será en 2022"

CADENA 100