La capa de Ramontxu, el origen de las uvas o el precio de los anuncios: todo sobre las Campanadas

Las Campanadas son uno de los acontecimientos más seguidos del año en televisión y nadie se quiere perder a sus presentadores favoritos tomando las 12 uvas
Curiosidades sobre las Campanadas a lo largo de su historia

Tiempo de lectura: 6’

Cada 31 de diciembre millones de espectadores se reúnen frente al televisor para despedir el año. Las Campanadas son una cita ineludible y cada año provocan mayor expectación dependiendo de los presentadores que estén en cada cadena. TVE suele ser la gran apuesta para la mayoría de familias pero cada vez más Antena 3 se cuela en los hogares con la presencia de Cristina Pedroche y Alberto Chicote. Aunque este año el plato fuerte es Ana Obregón, que estará junto a Anne Igartiburu en La 1 y será su reaparición televisiva tras la triste pérdida de su hijo Álex.

Al igual que su ubicación, la Puerta del Sol de Madrid, este evento se ha convertido en una tradición para todos los hogares españoles, tanto que muchos achacan la mala suerte a no terminarse las doce uvas al ritmo del reloj. Por este motivo, todas las familias siempre se han tomado muy enserio el terminar con las uvas, por lo que cualquier contratiempo que lo haya impedido se ha convertido en viral o ha sido reconocido como un gran error para los presentadores, incluso ha marcado la trayectoria de algunos. También para lo bueno, dado que para muchos comunicadores es todo un honor ponerse al frente de un acontecimiento tan importante.

Como consecuencia de llevar tantos años en antena, las Campanadas han sufrido varias modificaciones hasta asentarse, desde la ubicación hasta los presentadores que acompañan a los espectadores para despedir el año.

Origen de las uvas

Televisión Española es la cadena de las Campanadas por excelencia. La primera retransmisión de este momento tan especial para todos los españoles se remonta a 1962. Hasta ese momento, los ciudadanos habían vivido este importante momento desde sus casas, pero a través de la radio. Todos recordamos tomar las doce uvas junto a nuestros familiares frente a la pequeña pantalla. Sin embargo, esta costumbre no ha existido siempre. Esta tradición comenzó en 1909 como consecuencia de un excedente de uvas en Alicante. Los agricultores dieron la idea al pueblo llano de comer doce uvas en Nochevieja, una por cada mes del año. De esta manera, lo que se convirtió en una estrategia para vender se convirtió en una tradición.

Por qué tomamos uvas en Nochevieja

El precio de los anuncios

Las Campanadas son un acontecimiento que todos los españoles ven cada año. Como consecuencia, su franja horaria siempre ha sido muy codiciada por la publicidad, ya que el último y primer anuncio del año son las piezas más cotizadas a nivel presupuestario. Aparecer en estos momentos tan concretos, aseguraban a las marcas que toda España iba a ver su mensaje.

Tal y como explicó Bluper en un artículo, hace años, TVE abría una subasta para que los anunciantes competieran por convertirse en el último anuncio del año, incluso llegaron a pagar más de 200.000 euros. En cambio, actualmente, se hace a precio cerrado y son en torno a 80.000 euros para el último anuncio y 50.000 para el primero.



Lucha de cadenas

Sin embargo, una batalla que lleva presente desde hace décadas es la de las cadenas. Todos los canales compiten cada año para hacerse con el mayor dato de audiencia de la noche. Como costumbre, la mayoría de españoles siguen las Campanadas en La 1 de TVE, el único momento en el que la cadena pública supera a Telecinco y Antena 3, los que se hacen con el liderazgo el resto del año.

Es por esto por lo que, en cada despedida, las cadenas intentan poner al frente a sus mejores figuras, entre los que destacan presentadores o actores míticos del canal. Sin embargo, TVE siempre les ha llevado una gran ventaja, destacando su emisión en 2002, cuando batieron un récord al alcanzar un 71,6% de share y acumulando más de 10 millones de espectadores.

Antena 3 se sumó a la rivalidad para despedir el año 1990 e intentó superar a La 1 con Mayra Gómez Kemp como presentadora. No obstante, Martes y Trece acaparó toda la atención en el ente público.



Cambio de ubicación

La Puerta del Sol de Madrid se ha convertido en el mítico escenario de las Campanadas, el que se seleccionó por representar el kilómetro cero. Sin embargo, en algunos ocasiones se intentó innovar, pero siempre se echaba de menos la mencionada ubicación.

En 1973 se decidió trasladar las Campanadas a Barcelona, desde el reloj del ayuntamiento, en la Plaza Sant Jaume. Este suceso fue único en la historia de TVE, dado que no se ha vuelto a cambiar el escenario donde se da la bienvenida al nuevo año.

A pesar de ello, los canales autonómicos siempre se han caracterizado por celebrar la Nochevieja en los lugares más característicos de sus comunidades. No obstante, Telecinco se sumó a la batalla por la audiencia en esta fecha tan remarcada e intentó destacar cambiando de escenario cada año.

En 2001 se dieron desde Ronda (Málaga); en 2002 en Muxía por el hundimiento del Prestige; en 2003 en Barcelona; en 2004 en Consuegra para conmemorar el IV Centenario de 'El Quijote'; en 2005 en Oviedo... Pero tras varios intentos, se dieron cuenta que el lugar más adecuado era la Puerta del Sol, por lo que no volvieron a innovar.



Las Campanadas más rápidas

Unas Campanadas que siempre quedarán en nuestras memorias son las que dieron la bienvenida al año 1997. Estas marcaron nuestras memorias debido a que millones de españoles no pudieron acabarse las doce uvas porque las campanadas de la Puerta del Sol iban más rápido de lo normal.

Dado el revuelo, posteriormente lo comprobaron y, efectivamente, las Campanadas fueron 18 segundos más breves. El Telediario comunicó que los responsables del reloj olvidaron retrasar el intervalo entre campanada y campanada, lo que solían hacer cada año. A pesar de que se recuerda con humor, este hecho provocó el atragantamiento de varios españoles bajo la dirección de Bermúdez y Concha Galán.



Los errores más sonados

Al ser un momento muy importante para todos los presentadores elegidos, a lo largo de los años, los comunicadores han protagonizado épicos momentos, ya fuese por algo divertido o por un error que provocó las risas de los espectadores.

Este fue el caso de Marisa Naranjo. En 1989, al confundir los cuartos con las campanadas, la actriz marcó la primera cuando ya se había iluminado el famoso letrero de 'Feliz 1990'. "Estos son los cuatro cuartos", anunció cuando ya se trataba de las campanadas. "Notarán ustedes que el sonido es totalmente diferente...", insistió.

Algo parecido le pasó a Marisa Naranjo. En 1994, ignoró los cuartos y dio la primera campanada cuando ya iban por la séptima. "No he oído el carrillón, no he oído cuartos", se quejó en directo, con una expresión incómoda que llegó a todas las casas de los españoles.

Asimismo, para dar la bienvenida al 1994, Iñigo exclamó: “¡Feliz 1964!”. Sin darse cuenta, el presentador había retrocedido treinta años mientras Carmen Sevilla felicitaba el año al público: "Felicidades España... Dios bendiga... Para todo el mundo...".






El vestido de Paula Vázquez

También se ha convertido en algo muy habitual el presenciar momentos incómodos de los presentadores como consecuencia del directo. Aunque esta vez en Antena 3, en las Campanadas de 2012, Paula Vázquez sufrió un momento incómodo cuando se le rompió el vestido en plena transmisión. Un tirante de su vestido se rajó, lo que puedo haber provocado un momento terrible para la presentadora, por lo que Carlos Sobera, su compañero, supo como ayudarla y llamaron a la modista para que le hiciese un arreglo en ese mismo momento.



El presentador más joven

Por las Campanadas de TVE han pasado multitud de presentadores. En 2002 se puso al frente el presentador más joven que ha dado la bienvenida al año. Con tan solo 9 años, Ricardo Gómez, admirado por interpretar a Carlitos en 'Cuéntame', acompañó a Ramón García y Paloma Lago.

Nada más terminarse las uvas, el pequeño aportó su inocencia y mandó un mensaje para los espectadores, contando lo que deseaba para el año que entraba: "Que haya paz, que no haya guerras, que no maten a nadie, que los Reyes Magos nos traigan muchos regalos a todo el mundo, que no falte comida y que queden muchas vacaciones".

Ricardo Gómez, el presentador más joven de las Campanadas

El cameo de Michael Jackson

La bienvenida del año 1983 marcó un antes y un después para los amantes de la música, en concreto para los fans de Michael Jackson. Nada más dar las Campanadas, se emitió, por primera vez en España, el videoclip de 'Thriller'. Este fue un hecho muy impactante, dado que el videoclip lo fue en sí mismo al mostrar una historia de terror con una de las canciones más exitosas del cantante.



Invitados internacionales

Aunque ese año no fue en persona, las galas de Nochevieja siempre destacaron por la popularidad de sus invitados, ya que contaban hasta con famosos internacionales. Durante los primeros años de las Campanadas, pasaron por nuestras televisiones estrellas como Donna Summer, Pet Shop Boys, o Cyndi Lauper.

Incluso, Brigitte Nielsen, una de las cantantes más reconocidas de la época, participó en la gala 'Súper 88', acompañando a Arturo Fernández y Carmen Maura.



El año de la rima fácil

Antes de dar la bienvenida al año 2005, algunas personas acordaron y animaron al resto, a través de un SMS, a contestar con la popular rima en directo cuando Ramón García y Ana Obregón exclamasen “Feliz 2005” tras comerse las doce uvas. Al enterarse de lo que los espectadores pretendían hacer en la Puerta del Sol, ninguno de los presentadores querían mencionar el año al que dábamos la bienvenida por miedo a que lo coreasen frente a las cámaras, lo que, finalmente, sucedió. Y no solo eso sino que en un arranque de espontaneidad y de ganas de celebrar tras dar la bienvenida al año, la actriz cogió la famosa capa del presentador que es su seña de identidad cada 31 de diciembre y la lanzó sin querer por el balcón. Un momento que quedará guardado para la historia y que forma parte de la carrera televisiva de Obregón, que nunca olvidará aquella anécdota.



También te puede interesar...

60.000 euros: La cantidad mínima que Ana Obregón y Anne Igartiburu cobrarán por las Campanadas

La arriesgada elección de Telecinco para las Campanadas 2020 que no han entendido muchos

CADENA 100