Ainhoa Arteta abre su corazón y hace una dura confesión de su hija, Sara Croft: "No te concibo de otra manera"

La soprano ha charlado con Bertín Osborne en su entrevista más íntima, sobre los momentos más difíciles de su vida y de sus hijos, Sara e Iker
Ainhoa Arteta se abre en canal como nunca antes y hace una dura confesión sobre su hija, Sara Croft
Redactora

Tiempo de lectura: 2’

Ainhoa Arteta prácticamente ha vuelto a nacer. Y es que, la soprano ha hablado a corazón abierto con Bertín Osborne en 'Mi casa es la tuya', de que ha estado a punto de morir, lo que le ha hecho mirar la vida de otra manera, y tener como objetivo disfrutar de cada momento con su familia y amigos como si fuera el último. Pero también con sus hijos, pues Ainhoa tiene a Sara de 21 años y a Iker de 12, y precisamente de ellos ha querido hablar con Bertín.



Un gravísimo problema de salud hizo que Ainhoa Arteta pasara uno de los momentos más complicados de su vida. Estuvo prácticamente al borde de la muerte, y a esto además, hay que añadir la tormentosa ruptura con su último marido, Matías Urrea. Un momento en el que Sarah Croft, la hija de la cantante, se posicionaba del lado de su madre y la defendía a capa y espada. Entre tanto, Ainhoa Arteta ha explicado cómo su hija siempre ha sido, por encima de cualquier persona, su mayor pilar y apoyo en los momentos más duros de su vida, y ha recordado cómo ha sido su relación al tener que pasar tanto tiempo fuera por su profesión.

"Mis hijos nunca me han reprochado el no pasar tiempo con ellos y cuando alguna vez me he replanteado parar para estar más tiempo con ellos mi hija me ha dicho: 'Ni se te ocurra, porque yo no te concibo de otra manera, eres feliz cantando", ha explicado orgullosa la soprano.

ctv-zhs-ainho

"Mis hijos tienen amor odio con mi profesión. Cuando me pongo a cantar en casa, mi hijo, con 12 años, chilla", ha continuado relatando la soprano. "Abiertamente, ellos no me han reprochado nada. Recuerdo una situación con mi hija, cuando murió mi madre, que ella cuidaba mucho a mi hija, Sara se me agarró a la falda para que no subiera al escenario y no había manera de separarla. Arrancar a tu hija amargamente de tu falda y salir a cantar fue un momento que se me ha quedado grabado para siempre", ha contado Ainhoa con una sonrisa, y quién tras refexionar, tomó la decisión de aprovechar más el tiempo que tiene para pasarlo con su hijos.


Relacionados

CADENA 100