La caja de los cinco sentidos

Le vas a sorprender. El regalo más original está al alcance de todos los bolsillos y pondrá a prueba vuestra complicidad y atracción
pareja

 

Tiempo de lectura: 2’

Llega su cumpleaños y no tienes nada pensado; es más, te vienen tantas ideas a la cabeza, que no sabes por cuál decantarte. Además, ya lleváis un tiempo juntos y es difícil no repetirse. Pues bien, hay un regalo muy especial que además resulta un éxito asegurado y, lo mejor de todo, es que se puede adaptar a todos los bolsillos. 

Nos referimos a la caja de los cinco sentidos. Para elaborarla, necesitas conocer a tu pareja en profundidad, así que, si acabas de iniciar una relación, no te la recomendamos a no ser que seas muy observador, o un valiente. Se trata, efectivamente, de crear un regalo que pueda disfrutarse a través de los cinco sentidos: 

Para la vista, puedes optar por una película, el póster de su grupo favorito, una foto de los dos, un cuadro hecho por ti... cada uno conoce sus virtudes artísticas -y sus límites también-. Un escrito a mano diciéndole todo lo que sientes por él/ella también es una idea genial, y puede ser un bonito recuerdo. 

Para oír, lo más fácil es un disco pero, si tienes la suerte de saber entonar y quieres currártelo, podrías grabar una canción, o pedir a algún amigo de ambos que lo haga por ti. Eso sí... evita que el resultado sea como aquella cinta de Janice, la novia de Chandler en Friends: una cursilería con tono estridente incluido. Es estupendo saber que nos quieren con nuestros defectos pero, si no tenemos buena voz para cantar, basta con que recitemos un poema o grabemos unas palabras de amor sin complicarnos. Fácil, rápido y sin riesgos.
 

Regalo

 


Olfato. Si no sabes cuál es su perfume, o es muy caro, siempre puedes rociar el tuyo en algún objeto especial para que te sienta cerca siempre que quiera. Y, si vas a por el sobresaliente, trata de recrear ese olor característico de aquellas vacaciones en la playa o en la montaña llenando una botellita de tierra, arena... 

Para gustos, los colores; o los bombones; o bombones de todos los colores. Si tu pareja es de esa gente rara a la que no le gusta el dulce, cómetelo tú, que bastante curro llevas con este regalo y te lo has ganado. En cuanto a este sentido, puedes elegir desde una caja de pipas a una pizza, pasando por un táper hecho por ti.  

Para terminar, el tacto. Puedes regalarle algo de ropa, un masaje (para dos, por supuesto), o un taller de cerámica, por qué no... Si el presupuesto escasea, dale tú el masaje como bien puedas; seguro que agradece el esfuerzo. 

Ya sabes... regala con los cinco sentidos, y lo/a harás sentir más que especial.