Familia de artistas: Los Estopa, ''partiendo la pana''

Los hermanos Muñoz no nacieron con una guitarra bajo el brazo. Su historia comienza en un taller de coches...
ctv-p92-estopa

 Los hermanos en la presentación de unos de los últimos trabajos

Raquel Castejón

Raquel Castejón

Redactora CADENA 100

Tiempo de lectura: 2’

La historia de Estopa no es como la de tantos otros músicos que, cuando apenas levantan dos palmos del suelo, ya comienzan a tocar algún instrumento, ya sea por la influencia de sus padres, o porque poseen un talento e inquietud innatos.
David y José Manuel Muñoz Calvo son hijos de extremeños que emigraron a Cornellá (Barcelona) y, como muchos jóvenes de los barrios obreros de la capital catalana, dejaron los estudios siendo adolescentes para ponerse a trabajar.

Estos hermanos se han llevado siempre tan bien, que decidieron trabajar juntos en una filial de la compañía automovilística SEAT, llamada Novel Lahnwerk donde, según cuentan, tenían turnos de doce horas en un robot de soldadura, y su labor era fabricar piezas para coches. De ahí que mencionen esta marca en su clásico La raja de tu falda, hablen de las míticas Pastillas de freno, o aquello de "Acelera un poco más..." en Cacho a Cacho, por no mencionar la cantidad de sus videoclips donde se les ve al volante.
Es más, hasta circulan rumores de que el dúo debe su nombre a la frase que les gritaba su empleado para que agilizaran la producción; se comenta que les decía "¡Dadle estopa!" cuando había que acelerar el ritmo de trabajo.

Y vaya si le dieron...
 



Estos dos hermanos se sentían tan atraídos por la música, que colgaron los guantes y los neumáticos y decidieron probar suerte en el mundillo. Al principio, tocaban solamente en bares del barrio, hasta que creyeron que podrían dedicarse a ello, y así fue como grabaron una maqueta, que les valdría su primer contrato discográfico.
Esa mezcla original mezcla de rock y rumba con melodías pegadizas, además de su simpatía natural, bastó para que los hermanos Muñoz se hicieran un hueco a toda velocidad en el panorama musical español. 

Con su primer álbum homónimo en 1999, ya entraban pisando el acelerador en las principales listas de Números 1 del país gracias a sencillos como Cacho a cacho, Como Camarón o El del medio de Los Chichos.Después de lanzar su segundo álbum en 2001, titulado 'Destrangis', llegaba en 2004 el disco ‘¿La calle es tuya?’, en el que los Muñoz asumen gran parte de la labor de producción. Según cuentan los propios artistas, la idea para el título de este trabajo surge en plena calle durante el rodaje de un videoclip, cuando un niño se pone en medio y, al pedirle con educación que se aparte, el chaval les respondía precisamente con esa pregunta desafiante. 

Si algo caracteriza a estos hermanos, además de su carácter humilde y su desparpajo, son sus divertidos juegos de palabras... Su cuarto disco de estudio se titula ‘Voces de ultrarumba’ (2005), seguido de ‘Allenrok’ en 2008, un homenaje a su ciudad que nace de invertir la palabra “Cornellá” sustituyendo la “C” por la “K”.
Otra marca de la casa Muñoz es el humor que gastan en muchas de sus canciones, en cada concierto o acto público que se precie.  En 2011 lanzaban el disco ‘Estopa 2.0’, una respuesta mordaz al auge de las redes sociales, aunque siempre hay hueco para sacar su lado más tierno; La bombillita, canción incluida en este trabajo, está dedicada al hijo de David.
Otro título que nos encanta, también en la línea de los coches, es el disco ‘Rumba a lo desconocido’, que incluye, entre otros, el sencillo Pastillas para dormir.
 



Este año, además, los hermanos Muñoz salen de nuevo a la carretera con un nuevo disco bajo el brazo que verá la luz en octubre. Hasta entonces, nos están dejando pequeñas pistas a través de sus redes sociales, y así que podamos calentar motores para lo que será su próximo álbum: doce canciones para celebrar sus veinte años de carrera.

Lo que te decimos: unos auténticos artistas...

Artistas relacionados

Relacionados