Por qué mimar más a tu perro con el frío

Tu amigo más fiel se merece todos tus cuidados y cariño, ¡apunta estos consejos para las bajas temperaturas!
ctv-8j7-shutterstock 180348872
María Bermejo

María Bermejo

Redactora CADENA 100

Tiempo de lectura: 2’

Es normal que notes a tu perro un poco más apático en esta época del año, seguramente porque nota su rutina un poco diferente. Por eso es importante que sepas identificar aquellos cambios que puedan afectar a su salud para así poder ayudarle en esta nueva etapa.
 

ACUDE AL VETERINARIO CON MÁS FRECUENCIA
 

ctv-e8g-shutterstock 307771808


Al igual que nosotros, los perros pueden sufrir una bajada de defensas causada por la bajada de las temperaturas. Consulta a un experto para asegurarte de que tu mascota está protegida contra enfermedades como la tos de las perreras. No está de más que en esta época del año le realicen una revisión completa y le coloquen un collar antiparasitario o pipetas para protegerlo.

La enfermedad más común en esta época del año es la Leishmaniosis. Para evitar que enferme, aleja a tu amigo peludo de las zonas húmedas ya que es allí dónde se acumulan estas bacterias. Pide en la consulta que le realicen un test de Leishmania para quedarte más tranquilo.
 

CEPÍLLALE A DIARIO
 

ctv-oer-shutterstock 600684647


Con el cambio de estación llega también la muda de pelaje, por eso no olvides cepillarle a diario para que su pelo crezca sano y fuerte. Esta rutina es muy buena ya que retira las células muertas y así su piel estará mucho más sana.

Estaría bien que también cambiases un poco su alimentación, hay muchos productos específicos para la muda del pelo dependiendo de cada raza. Pregunta a tu veterinario sobre las distintas opciones.
 

HAZ EJERCICIO CON ÉL
 

ctv-qhx-shutterstock 556414654


Quizá en esta época tu perro haga menos ejercicio porque los paseos son más cortos debido al frío y a la lluvia. Por eso, para evitar que coja peso, aprovecha cualquier rayo de sol para continuar con su rutina habitual. Los perros necesitan salir a pasear, al menos, tres veces al día. Si llueve, puedes ponerle un chubasquero y no olvides secar su pelo mojado con un secador al llegar a casa.