Verdeliss, muy preocupada por el trastorno que han detectado a su bebé: “Tenía atragantamientos”

Tras dos meses de vida, la hija de Verdeliss ha tenido que ser intervenida tras detectarle un trastorno llamado anquiloglosia
Verdeliss y la enfermedad de su hija Deva
Redactora CADENA 100

Tiempo de lectura: 2’

Hace unos días Verdeliss pidió consejo a sus seguidores sobre la lactancia materna. Y es que a pesar de que tenía experiencia en este asunto e incluso ha llegado a vivirla en tándem con sus mellizas, había algo que no terminaba de encajar con su hija Deva, de dos meses. Algo que le ha llevado a acudir de urgencia a Salamanca con su bebé, donde ha visitado la consulta de un médico especializado en lactancia que le ha asesorado sobre lo que le ocurre a su hija y le ha dado todas las claves para seguir adelante con la leche materna de una manera satisfactoria.

El diagnóstico ha sido claro: anquiloglosia, un trastorno que le ha obligado a intervenir de urgencia a su hija antes de que sus problemas fueran a más. Un problema de salud que ha compartido sin ningún tabú con su más de millón y medio de seguidores, que le han agradecido mucho su testimonio ya que es algo muy desconocido para la gran mayoría de los padres y que, sin embargo, podría conllevar problemas en un futuro cuando su hija crezca y empiece a hablar ya que su frenillo podría traerle problemas en el habla e incluso en la deglución de los alimentos.

El trastorno de Deva, la hija de Verdeliss

Anquiloglosia es la explicación a los problemas que Deva, la octava hija de Verdeliss, estaba teniendo con la lactancia materna. Un trastorno que está relacionado con el frenillo, que en su caso era muy corto y estaba pegado a la lengua, impidiendo la succión. "Deva tiene el frenillo muy corto y muy grueso y no lo habían podido observar antes porque es un frenillo submucoso de tipo 4", ha explicado la influencer en su cuenta de Instagram. Una información que pronto ampliará en un vídeo cuando recopile toda la información al respecto pero que ya ha avanzado para tranquilizar a todos sobre la salud de su bebé.

"Yo sabía que mi bebé tenía dificultad y que su succión estaba muy comprometida. Tragaba mucho aire, hacía chasquidos y tenía atragantamientos. Se cansaba en cada toma y, por algún motivo, no sabía agarrarse cuando quería darle el pecho tumbada", ha explicado Verdeliss en sus redes sociales, ayudando a muchos otros padres con su testimonio. "Se puede recurrir a un osteópata o a un logopeda, pero tienen que tener la formación adecuada", ha expresado, dejando claro que es lo que había hecho ella y por eso ha acudido a Salamanca porque es donde se encontraba una de las clínicas especializadas en la materia.



El posparto de Verdeliss

"Preparaos mentalmente, pero os garantizo que también existen las experiencias más allá de buenas: exultantes de felicidad!!!”, expresó Verdeliss hace unos días sobre su posparto. “A mí me ha costado 8 hijos descubrirla y doy gracias. Gracias por ese cosquilleo de primer enamoramiento cada vez que miro a Deva, gracias por reordenar mis prioridades, gracias por ser más asertiva para cumplirlas, gracias por ayudarme a quererme más a mi misma y gracias por ser más consciente de la maravillosa familia que tengo. Y frenar un poco el ritmo para aprender a disfrutarla. Bendito engranaje de hormonas o biología…o lo que sea, que se puso de mi lado”, concluyó, en referencia a ese parto velado que le dejó completamente asombrada.

También te puede interesar...

Verdeliss hace público su posparto más doloroso: “Perdí el control y nada me consolaba”

Verdeliss visibiliza el lado más desconocido del posparto: “No os confiéis”


CADENA 100