María Castro muestra sin filtros la realidad del destete: “Hace meses que arrastro una herida importante”

Tras más de un año apostando por la lactancia materna, María Castro se ha visto obligada a iniciar el proceso de destete con su segunda hija
María Castro muestra la realidad de la lactancia

Redactora CADENA 100

Tiempo de lectura: 3’

María Castro se ha sincerado como nunca antes sobre la maternidad y, en concreto, esta vez sobre uno de los temas que continúan siendo tabú en la sociedad: la lactancia materna. Cada vez son más las famosas que hablan abiertamente sobre este asunto, aunque aún queda mucho camino por recorrer. Y es que a veces las cosas no salen según lo planeado y eso es lo que le ha sucedido a la actriz, que a raíz de una herida que le hizo su hija de un año en el pecho durante la lactancia, se ha visto obligada a tomar una decisión irreversible.

La intérprete se niega a edulcorar la realidad como hacen algunas personas en redes sociales, tal y como venimos contando tiempo atrás desde CADENA 100, porque eso provoca “desgracia en aquellos que no consiguen tan brillantes resultados”, llevando a preguntas absurdas que hacen que te comas la cabeza. “¡Menos máscara y más realidad!!, que normalizan cada pequeño detalle de la vida cotidiana y nos ayudan a relativizar todo aquello que no se corresponda con lo que nos han vendido como “normal””, ha expresado, haciendo pública su experiencia con su segunda lactancia, con la que ha tenido un contratiempo después de que su hija le diera un mordisco en un pecho que ha derivado en una herida difícil de curar.

El problema de María Castro con la lactancia materna

María Castro ha mostrado un vídeo en el que aparece dándole el pecho a su hija y quejándose del dolor que siente al hacerlo, mostrando su realidad sin filtros. “No las cambiaría por nada… ambas fueron elegidas libremente (indispensable) y aunque ambas fueron duras al principio: pechos edematizados, excedente de leche para una familia entera, grietas… ambas fueron maravillosas (a ratos)! Y sobre todo en ambas experimenté esa sensación de paz, cuando el bebé se enganchaba a mí y en mis bracitos se dormía, y unas ganas inmensas de bajarme del mundo mientras éste seguía girando”, ha dicho sobre la experiencia con la lactancia de sus dos hijas.

Pero después de más de un año, no le ha quedado más remedio que plantearse el temido destete. “Hace meses que arrastro una herida importante provocada por esos dientecitos que tanta gracia nos hacen. Peleo cada día para que se cierre: cambiar la postura de amamantamiento, desinfectar la zona, dejarla secar al aire… todo recomendado, pero sin mejora alguna… más bien todo lo contrario”, ha expresado, comentando que no la enseña para no herir sensibilidades y para evitar el sensacionalismo pero “viendo mi cara, creo que podéis dar rienda suelta a vuestra imaginación”. “No me siento mal por ser “mala madre”… las cosas no van por ahí. No creo que el amor se mida en los meses que se le da el pecho… ni siquiera, y obviamente, en si se le da o no… Es sólo que me siento como sin fuerzas o recursos para hacerlo”, ha añadido.




El temido destete llega a la vida de María Castro

Ella quiere lo que yo tengo, y si “simplemente” no se lo doy, ¿cómo creéis que va a reaccionar??? Porque yo ya lo sé”, ha dicho muy triste de tener que tomar la decisión de dejar la lactancia, algo que no será inmediato pero que ya le ronda la cabeza. “Siempre pensando en ella… en el bienestar de la casa cuando yo no estoy, y en lo mejor para el pack de cuatro. Que si fuera pensando en mí también valdría, ¿eh?… ya que la lactancia siempre será de dos, y nada más que de dos. Siempre que uno no quiera, se habrá terminado”, ha querido dejar claro. Pero su vida de actriz no le permite estar siempre disponible para su hija y hace que tanto su otra hija lo pase mal al verla llorar como su marido José Manuel Villalba al no poder hacer nada para calmarla. “¿Por qué algo tan animal, tiene que ser tan complejo?”, ha preguntado.

Y ha prometido mantenernos informados tanto si sale bien como si no y “tanto si es natural como provocado, tratando de sentirme bien en todo momento, ya que como todas, lo habéis/hemos hecho lo mejor que habéis/he sabido y con todo el amor del mundo”. Porque, como se ve en el vídeo, ella para de darle el pecho, su dosis de alimento y de amor, porque el dolor le obliga a cambiar de pecho. Y es que su hija cada vez es más demandante y es “uno de esos bebés, que yo le llamo puramente lactantes: ni chupete, ni leche de vaca, ni nada que se le parezca… sólo mamá, y solo ella”, algo que no puede seguir manteniendo por la cantidad de viajes que realiza a la semana. “Os parecerá exagerado a algunos, pero lo de quemar etapas (quizá sea la última lactancia, no lo sé…) y lo de pasar duelos, no se me da del todo bien”, ha concluido.

También te puede interesar...

La cruda realidad de María Castro al separarse de sus hijas: "Conciliar es el sueño de muchos pero..."

María Castro se sincera sobre sus mayores inseguridades: “No me siento yo”

CADENA 100