¿Cómo evitar que los niños hagan un mal uso de la tecnología?

Gracias a los mensajes que llenaron las redes en el Día de la internet segura, nos planteamos algunos consejos que conviene tener en cuenta
GroupCreated with Sketch.

Adolescentes y redes sociales

GroupCreated with Sketch.

Redacción CADENA 100

Tiempo de lectura: 2’

En la semana que se celebra el Día de la internet segura, una fecha con la que se pretende concienciar acerca del buen uso de la red, especialmente entre los adolescentes, nos planteamos cómo podemos educar a nuestros hijos para que adopten una actitud responsable hacia las redes sociales. ¿Pero cómo, si muchas veces ellos manejan internet incluso mejor que nosotros?


Está claro que no hay una edad fija para comprar el primer móvil, ni para dejar que los niños tengan acceso al ordenador de casa, porque cada uno es un mundo y la madurez depende de cada caso. De lo que no cabe duda es de que, antes de dar el paso, hay que hablar con ellos y explicarles la responsabilidad que conlleva tener un perfil en redes sociales...

En primer lugar y, teniendo en cuenta que nos pasa también a los adultos, hay que poner límites al tiempo que dedican los niños a navegar. Ya son muchos los que instalan un programa en sus dispositivos para calcular cuántas horas gastan en cada aplicación, y así ser más conscientes y tratar de controlar su uso. Estos datos llaman realmente la atención; cuánto más entre los adolescentes, que no suelen tener tantas obligaciones y cuentan con más tiempo libre...


Si los niños comienzan a salir, claramente tienen que estar localizados y es el momento de comprarles un móvil, pero hay que saber poner límites, sobre todo al principio.
 

¿Cómo evitar que los niños hagan un mal uso de la tecnología?

Muchas familias creen que los 13 es una buena edad para tener el primer móvil


Por otro lado, los ordenadores deberían estar en zonas comunes, y no en las habitaciones de los chicos, así podemos llevar un control de cuánto tiempo invierten en la red, qué páginas visitan y si realmente su uso es principalmente académico, o si pierden el tiempo más de la cuenta en redes sociales.

El móvil es otra historia. Aunque llegará el momento en que dejemos que los niños sean libres y autónomos, sí que al principio deberíamos poner unos horarios que impliquen una hora a la que dejarlo aparcado hasta el día siguiente.


Además de los riesgos de las ondas que emiten los móviles si se duerme cerca de ellos, estos pueden causarnos insomnio, que a su vez conlleva rendir menos en el instituto, e incluso cambios de humor drásticos.

Por último, no hay que mirar a otro lado ante la posibilidad de que los niños puedan sufrir ciberacoso o ser ellos quienes tengan este tipo de conducta. Conviene tener una conversación antes de comprarles el móvil, donde se traten con naturalidad temas como este o la visita de ciertas páginas de contenido violento o morboso, partiendo de la confianza, pero siempre despiertos y pendientes de ellos.

Por cierto, hay que tener claro que el mejor ejemplo se lo podemos dar nosotros, pero también un mal modelo de comportamiento, así que empecemos por aplicar todo esto en uno mismo, antes de nada.

Relacionados

GroupCreated with Sketch.