¿Con qué eres previsor?

Mateo y Andrea te cuentan esas cosas para las que nos preparamos mejor

audio

¿Con qué eres previsor?

Pulsa para reproducir el audio

Tiempo de lectura: 2’

Andrea se ríe muchísimo de Mateo porque es una de las personas más precavidas que puede haber. Hasta tal punto que, cuando se va de viaje, tiene que estar una o dos horas antes en la estación de tren.

Además, es el típico que en vez de ponerse la alarma normal, como todo el mundo, se pone 10. Y él nos ha confesado que esto le viene heredado de su padre. “Es verdad que lo de ser precavido en la vida es una de las grandes lecciones que me ha enseñado mi padre”.

Cuando vivía en su casa, cuando salía por la puerta, en lugar de decirle “pásalo bien” o “con quién vas”, se le quedaba mirando y me decía “precaución”. Y Mateo lo lleva a rajatabla.

A Andrea esto le hace mucha gracia, pero no es la única. Su pareja es igual y, cuando viajan, es un estrés continuo. Son el yin y el yang. O estar 2 horas antes o dos minutos y al límite. Como Andrea, que ha llegado a perder varios trenes por culpa de su falta de precaución.

Y te lo hemos querido preguntar directamente a ti. Nos han llegado muchos mensajes de gente muy precavida, casi tanto como Mateo. Jorge, por ejemplo, nos ha contado que manda a los niños al colegio con paquetes de 10 mascarillas, por si las moscas.

Ana también ha querido ponerse en contacto con nosotros. Nos ha contado que su bolso parece el de Mary Poppins. Que si pañuelos desechables, que si compresas, gasas, cepillo de dientes... Incluso, ha llegado a tener cuchillas de afeitar. Nos decía que “una no sabe lo que puede pasar”.

Carmen veranea todos los años en Canarias. Ella siempre dice que su marido se parte de la risa, porque se suele llevar en pleno agosto un par de jerséis por si se levanta el frío.

Y Emilio, que está teletrabajando, nos contaba que todos sus vecinos, que son 7, tienen copia de las llaves de su casa por si un día se las deja dentro.

Ignacio nos ha llamado desde Oviedo. Nos ha contado que él es previsor con los regalos. “Siempre los compro un par de meses antes. Así, me aseguro de que no se me olvide y que voy a tener dinero suficiente para comprarlos”. Pero a su mujer no le hace mucha gracia, porque los compra con tanto tiempo que los tickets caducan y ella no puede descambiarlos.

CADENA 100