Tu cerebro te la está jugando

Mateo y Andrea te cuentan sus peores patinazos

audio

Tu cerebro te la está jugando

Pulsa para reproducir el audio

Tiempo de lectura: 2’

Muy a menudo la mente nos juega malas pasadas y nos hace ver cosas que en realidad no existen, como demuestran algunas ilusiones ópticas famosas. Aunque a Mateo le ha pasado otra cosa... ha descubierto otro tipo de ilusiones. Y es que esta mañana se ha ido al supermercado. Ha metido toda su compra en el carrito, se ha encaminado a la caja y allí ha pasado.

Una señora, después de pagar, ha mirado a la cajera y le ha dicho, como si estuviera hablando por teléfono, "¡un beso!". Y la pobre se ha puesto más roja que un tomate. Y es que esto también le ha pasado a Andrea. Ha llamado a su centro de salud para pedir hora para el pediatra y, de repente, le ha colgado a la chica que le ha atendido diciendo: "¡Gracias! ¡Muaaa!".

Mateo nos ha confesado que no es la primera vez que ve algo así... aunque la otra vez fue algo peor. Y es que le pasó a él mismo.

Mateo estaba en clase de Literatura en COU como cualquier día. Pero de repente, levantó la mano y dijo lo que cualquier alumno teme. La llamó "mamá".

Y es que nuestro cerebro nos la juega muchísimas veces. Porque ercibimos el mundo que nos rodea a través de los sentidos. Todos ellos pasan la información que reciben al cerebro, que se encarga de interpretarla “a su manera”, aunque no siempre se corresponde fielmente con la realidad. Aunque las madres y las profesoras han ido siempre de la mano, no son lo mismo.

Te vamos a traer un par de ejemplos de las liadas de tu cerebro. A primera vista, seguramente verás cosas distintas de las que realmente están dibujadas. Son efectos visuales que ponen a prueba nuestro sentido de la vista.

Para la mayoría de las personas la vista es el sentido más importante. Y sin embargo es el que más se presta a engaños. En realidad, la calidad de las imágenes que se forman en la retina no es muy buena. Y si lo juntamos con miopías o astigmatismos, imagínate. A pesar de que no nos llegue la imagen nítida, el cerebro se encarga de hacer las correcciones oportunas para que podamos ver mejor las cosas.

Precisamente al hacer esas correcciones puede introducir elementos que no existen en la realidad, digamos que “se pasa de listo”. Por ejemplo,la foto que vemos es el triángulo de Kanizsa, una ilusión óptica muy conocida.

CADENA 100