¡Cuidado con lo que publicas! Subir una foto a redes sociales te puede salir muy caro

Descubre los mayores errores y sus graves consecuencias por publicar en redes sociales información y detalles de tu vida

video

¡Cuidado con lo que publicas! Subir una foto a redes sociales te puede salir muy caro

Pulsa para reproducir el video

Tiempo de lectura: 3’

Se ha descubierto que el número de teléfono personal y privado del primer ministro británico, Boris Johnson, ha estado disponible en una página web para quien lo quisiera apuntar durante nada menos que 15 años. Las redes sociales están muy bien, ahora nos comunicamos de otra manera y quitando las cosas malas que, como todo, tendrán… nos permiten estar en general más cerca de la gente que queremos o que nos interesa. Pero eso de que esté internet dando tumbos el número de teléfono del primer ministro... no lo veo, no.

Las cosas buenas de las redes son muchas. Y lo que pasa es que una buena parte de las malas, de las que pueden ser peligrosas, podríamos evitarlas nosotros mismos a poco que fuéramos un poco menos indiscretos y entendiéramos que cualquier cosa que digamos desde nuestro móvil no se queda en el móvil sino en todo internet y al alcance de mucha gente.

Hay especialistas en estas cosas del Twitter, el TikTok y el facebook que recomiendan no postear nada por impulso, sino dejar pasar medio minuto, 30 segunditos, desde que escribes lo que quieres hasta que lo envías, 30 segunditos en los que te da tiempo a repasar lo que has escrito y también a evitar indiscreciones. A repensarlo por si las moscas.

Hace unos años, cuando las redes empezaron a hacer furor, saltó una noticia en los medios de comunicación que explicaba lo peligroso que puede ser contar demasiado en las redes. Una familia de Madrid se marchó de vacaciones a la playa durante un par de semanas. Cuando volvieron se encontraron la casa completamente vacía. Vaya, que los ladrones sólo habían dejado los muebles. Esa familia presentó la denuncia correspondiente en una comisaría y los policías tomaron nota e hicieron las preguntas de rigor: que quién del entorno además de ellos tenía llaves de la casa, que si le habían pedido a un vecino que vaciara el correo del buzón cada par de días... lo habitual.

Lo que no contaron a la policía es que el mismo día de vacaciones, uno de los hijos colgó en una de sus redes sociales una fotografía de grupo en la que se veía a toda la familia cargando el coche con las maletas en la que se identificaba perfectamente la casa, se veía con claridad el número de la calle y el texto decía: «NOS VAMOS DE VACACIONES».

Sigue habiendo mucha gente que por el error de colgar, muchas veces involuntariamente, o inconscientemente, su número de teléfono o dar datos demasiado precisos sobre su vida se mete en líos impresionantes, desde tener que soportar acosos telefónicos hasta amenazas y chantajes, hasta temas muy delicados de familia.

La policía lo sabe bien. Gracias a las miguitas de información que dejan algunos delincuentes se ha podido detener a más de los que se creen. A mí el caso que me parece más divertido es el de un joven de 23 años de Montana, en Estados Unidos, al que la policía ya tenía ganas de echar el guante después de haber sido denunciado por varios atracos, pero cuya identidad no estaba clara del todo. La policía colgó en uno de sus facebook oficiales una denuncia contra él, se ve que a un amigo le hizo gracia, le dio al «me gusta», los agentes tiraron del hilito y por un selfie identificaron al malo de esta historia.

Un caso que dio la vuelta al mundo, un viral histórico de los más top que se recuerdan, fue el de Mark Zuckerberg, el señor facebook. Un error de seguridad en la red social, es decir en este caso una indiscreción técnica, dejó colgado en una web su número de teléfono personal, lo que desató una verdadera fiebre entre la gente por llamarle. Fíjate hasta dónde llegó su agobio por el machaque a llamadas que tuvo que padecer, que no sólo cambió de teléfono sino que empezó a pasar del messenger y a utilizar un sistema de la competencia porque llegó a la conclusión de que era más seguro...

¿Y qué me dices de aquel caso de la fiesta salvaje en California, de hace un par de años? Una chica que había terminado el curso en el instituto decidió montar una fiesta en casa de sus padres e invitar a media docena de amigas. Les escribió una nota para decirles el sitio y la hora, pero al dar al “enviar” en el teléfono se dio cuenta demasiado tarde de que no la había mandado como mensaje sino que la había tuiteado. Los periódicos se hicieron eco del desastre: por ese error, por esa indiscreción, se presentaron en el lugar de la fiesta más de mil y pico personas, que se autoinvitaron porque lo que pasa en Twitter, pues no se queda en Twitter...

‘De Sábado con Christian Gálvez’

Si quieres escuchar las historias y curiosidades más divertidas y entretenidas, las tendrás, todos los sábados por la mañana, de 9h a 14h en CADENA 100. ‘De Sábado con Christian Gálvezes un programa de radio en el que los oyentes cogen protagonismo, escucharás entrevistas de tus artistas favoritos y, todo esto, aderezado con La Mejor Variedad Musical. No te olvides que, también, podrás verlo en streaming, a través de CADENA100.es. ¡Te esperamos!

CADENA 100