¿Son las plantas artificiales la solución ideal? ¿Cuál es la mejor planta de interior?

Si lo tuyo no es la jardinería, deja de intentarlo con los rosales y prueba con estas plantas prácticamente inmortales

audio

¿Cuál es la mejor planta de interior?

Pulsa para reproducir el audio

Tiempo de lectura: 2’

Si estás buscando una planta de interior que dure y que no pierda su vida al final del invierno... ¡hay muchas que pueden ser una elección perfecta! Son muchas las que tienen una larga duración y que son las más populares en los últimos años, seguro que alguna vez has tenido una de estas. Las plantas de interior más comunes y con una vida más prolongada son:

  • Los potos son una apuesta segura porque son muy resistentes a las 'condiciones adversas' como la falta de luz o de riego, ya que solo tendrás que regarlas si notas que la tierra está seca.
  • También puedes optar por las cintas que, no solo son resistentes, ¡son geniales para decorar!
  • Lengua de suegra o lengua de serpiente: la reconocerás porque tiene un aspecto similar al de los cactus, no tiene espinas y tiene un suave tacto excepto en la punta de sus hojas.. eso sí: es prácticamente inmortal.

¿Tienes alguna de estas? ¿Ni siquiera estas plantas logran sobrevivirte?

Si lo tuyo no es la jardinería: ¡apuesta por las plantas artificiales!

Están más de moda que nunca y tener plantas artificiales en casa puede ser la solución definitiva si no tienes tiempo para cuidarlas todo lo bien que deberías y siempre acaban teniendo una vida demasiado corta. Algunas de sus ventajas son evidentes:

  • Siempre estarán bonitas, como el primer día que las compraste, haga el tiempo que haga.
  • No necesitan sol y puedes tenerlas en cualquier habitación ya que no les afectará el cambio de tiempo.
  • ¡No hay que regarlas!
  • Si sólo quieres tener plantas por su función decorativa, son la opción ideal.

Pero toda cara A tiene su cara B y en esta ocasión no va a ser diferente y es que, claro, te pierdes algunas de las ventajas que tiene disfrutar de plantas naturales y tienes desventajas como que, aunque no tienes que regarlas... ¡tendrás que limpiarlas! Para que siempre tengan un aspecto cuidado, hay que darles atención aunque no sea regándolas o abonándolas.

No absorben el dióxido de carbono, claro, y te perderás una de las ventajas más agradables de tener plantas naturales en casa: tener olor a naturaleza en tu salón.

CADENA 100