Las sorprendentes manías de los compañeros de trabajo: "No daba crédito a lo que veía"

La vuelta presencial al trabajo nos ha hecho recordar y volver a ver a esos compañeros tan especialitos que nos rodean en la oficina

audio

Las sorprendentes manías de los compañeros de trabajo: "No daba crédito a lo que veía"

Pulsa para reproducir el audio

Tiempo de lectura: 2’

La vuelta al trabajo presencial marca la semana en nuestro país. Han pasado muchos meses y hemos logrado olvidar esas manías que tenían nuestros compañeros de trabajo... ¿las seguirán teniendo? Sí, las siguen teniendo. Os hemos preguntado en redes sociales por esas manías, esos compañeros de oficina tan especiales que todos tenemos o hemos tenido... ¿te suena? ¿O eres tú el compañero especialito?

No te pierdas las historias increíbles que hemos descubierto gracias a todos los mensajes que nos han llegado a través de las redes sociales. Eso sí, te recomendamos que no las leas desayunando... ¡cuidado!


Nos ha llamado Manuel porque él tenía un compañero de trabajo muy especial. Ha levantado el teléfono para llamarnos al 900 444 100 y él tenía un compañero de trabajo que se subía los pantalones hasta las rodillas, comenzaba a hacerse 'coletitas' con los pelos de las piernas, se los arrancaba... y claro, luego tocaba barrer y barrer. ¿Y qué pasaba cuando se acababan las posibilidades de hacer esto con los pelos de las piernas? Pues ir a por los de los brazos... tremendo.

Las historias sorprendentes no se han detenido y, por ejemplo, también hemos conocido historias como la de la compañera de Mari Carmen que tenía por costumbre desayunar algo muy especial: una cabeza de ajos. ¡Tremendo! Otras costumbres con la comida también son comunes en cuanto a los compañeros de trabajo, ¡y es que hay gente que mastica yogures! Pero la cosa no acaba aquí... Marta nos ha llamado para contarnos que una de sus ex-compañeras de trabajo era muy peculiar: cuando prepararon la cena de Navidad de empresa ella advirtió de que se iba a llevar el ganchillo por si se aburría. Primero pareció una broma pero cuando llegó el momento de la sobremesa... ¡sacó el ganchillo! ¿Se estaba aburriendo tanto como para ponerse a tricotar o es que tenía mucho por tejer y no podía perder ni un minuto?

¡No damos crédito a las historias que hemos descubierto hoy! ¿Cuál es el compañero de trabajo más raro que has tenido nunca? ¡A ver si eres capaz de superar estas anécdotas!

CADENA 100