Encontró una foto antigua en un libro de segunda mano y encontró a la familia gracias a Twitter

Una vez más las redes sociales han hecho su magia para desvelar este misterio

audio

¿Qué te has llegado a encontrar en un libro?

Pulsa para reproducir el audio

 

  • Dani Acevedo

Tiempo de lectura: 2’

Quizá en alguna ocasión has escuchado eso de que cuando compramos objetos de segunda mano siempre conservan una parte del alma de su antiguo propietario. ¿Te suena esta 'superstición'? Pues en esta ocasión no se trata de una creencia sino de una realidad: una mujer ha comprado un libro de segunda mano que no sólo tenía un pedacito de su antiguo propietario en forma de alma... ¡tenía fotografías! Y, claro, en estos tiempos de redes sociales en los que la curiosidad no puede quedarse sólo ahí, ella llevó el caso a Twitter donde los usuarios desplegaron todo su ingenio para investigar... ¡y resolvieron el misterio!

La historia comenzó con un tweet en el que la usuaria Ana Casado comentaba: "Acabo de comprar un libro de segunda mano en una tienda de Madrid. Dentro había varias fotos como esta. Son antiguas (calculo que de los 90, por lo que entiendo que no tienen copias)", escribió en la madrugada del pasado lunes en Twitter junto a la imagen en cuestión. "Si podéis ayudar a identificar a estas personas, sería bonito poder devolvérselas. Gracias". Y acompañaba la publicación de la foto en cuestión:

No faltó el ingenio de los primeros twitteros en lanzarse a imaginar a quién podrían pertenecer en la foto y muchos vieron en la chica que hay vestida de amarillo un gran parecido con Ana Torroja. Obviamente, la fotografía no pertenecía a la artista pero la investigación no acabó ahí. El caso es que entre todos los comentarios que lanzaron los twitteros a la hora de localizar a los posibles dueños, uno destacó porque dio una pista definitiva: "Yo sé quiénes son, son de Daimiel, agradecería que te pusieras en contacto conmigo para recuperarlas". ¡Y así volvió a causar efecto la magia de Twitter! 

Ana Casado confirmó que en la fotografía había una inscripción en la que se indicaba que la foto estaba tomada en Daimiel en 1985 y, por lo tanto, este usuario estaba sobre la pista correcta. Efectivamente, se pusieron en contacto y se resolvió el misterio. Así lo contaba la propia usuaria en la misma red social:

Esta historia es la muestra, una vez más, de que siempre hay una historia que contar detrás de cada objeto... ¿a ti te ha pasado alguna vez? ¿Has encontrado algo sorprendente dentro de algún objeto de segunda mano que has comprado? ¡Cuéntanoslo en redes sociales! 

CADENA 100