La doble vida de una gata que se escapaba de casa por un curioso motivo

La dueña de la gata ha tenido que tomar medidas y advertir a sus vecinos: "Dejad de alimentar a la gata"

audio

La doble vida de una gata que se escapaba de casa por un curioso motivo

Pulsa para reproducir el audio

Tiempo de lectura: 2’

Si tienes un gato seguramente has temido que en algún momento se escape de casa. Lo ves asomarse por la ventana, curiosear desde el balcón, crees que saca su cabeza demasiado cuando se asoma entre los barrotes... ¿verdad? Si algún día se escapa, puede pasarle como a esta gata británica que ha decidido que escaparse está bien, pero mejor es volver a casa y llevar una doble vida.

Su dueña, Sheena Wilson, ha advertido a vecindario para que dejen de darle comida porque la rutina que sigue su gata la está llevando a engordar, ¡y mucho! Según ha comentado esta mujer, lo que la gata hace es sencillo: se escapa de casa y se pasea por el barrio para que los vecinos la alimenten. Esto choca frontalmente con el plan de dieta que su dueña le ha puesto en casa ya que ha engordado tanto que sólo le cabe la cabeza en la gatera cuando vuelve a casa y no puede ni entrar.

La gata, Iris, pesaba ya más de lo que debería y, al parecer, en los últimos meses ha coggido más peso por lo que está siendo controlada por un veterinario. Está en los 7'5 kilos, algo que se refleja claramente en las fotos que ha compartido la mujer en su publicación de Facebook.

En la publicación, la mujer asegura que la gata se escapa porque quiere comer y se hace pasar por una gata "descuidada y con la barriga vacía" pero nada más lejos de la realidad. Lo que le pasa a la gata es que, al contrario de lo que les pasa a los otros gatos que tiene Sheena, ella prefiere pasear por el jardín y no quedarse en casa, lo que la lleva a explorar el vecindario y, ya de paso, aprovechar lo que le dan los vecinos.

CADENA 100