La curiosa despedida de un vecino de Redondela

Un periódico ha publicado la última voluntad de un vecino del pueblo y ha sacado una gran sonrisa en su despedida

audio

Una despedida única

Pulsa para reproducir el audio

Tiempo de lectura: 1’

Canta Rozalén en su último disco, ‘El árbol y el bosque’, una preciosa canción en la que la despedida y el adiós no se sienten con tristeza. Rozalén, como si de su propio adiós se tratara, deja escrito lo que quiere que sus amigos y familiares hagan, como bien dice el título, “El día que yo me muera”. En el estribillo lo deja bien claro y lo llena con ritmo y alegría:

“Cuando ya no esté, recuérdame

Y vistan de alegres colores que me amaron y yo amé

Que la puerta de casa se quede abierta

Y por no tener pena no pidan perdón

Que el luto cuando es senti'o, se lleva en el corazón

Y cada vez que me nombres, yo reviviré

Desde donde esté te protegeré”

Y la canción de Rozalén lo afronta con alegría y con cariño para todos aquellos que se quedan, como a ella le gustaría. Pero sin duda, las despedidas son momentos duros para todos pero es cierto que muchas personas intentan que los que les rodean y les quieren, lo lleven de la mejor manera posible y les recuerden con una sonrisa.

Sin ir más lejos, El Faro de Vigo publicó una esquela en la que un vecino, recién fallecido, dejaba por escrito lo que quería que hicieran sus familiares y allegados una vez él no estuviera: brindar y beber en su honor. En la nota, además, se indicaba que nadie debía preocuparse por la cuenta ya que estaba todo pagado y según pone en la propia nota “ya pasará él a pagarla”.

Una despedida cargada de humor, cariño y sobre todo un recuerdo emocionante para sus familiares y amigos que, a pesar de los duros momentos, guardarán en su corazón.

CADENA 100