El bonito gesto de un hombre con su bar de toda la vida tras el confinamiento

Después de las semanas de aislamiento hemos vuelto a nuestros bares favoritos con ganas de ayudar a su recuperación

audio

¿Qué ha hecho un vecino de Granoller?

Pulsa para reproducir el audio

  • Dani Acevedo

Tiempo de lectura: 1’

Volver a brindar, a reunirnos con nuestros amigos, con nuestra familia, disfrutar de nuestras tapas favoritas... ¡qué ganas teníamos de volver a los bares! Ahora que volvemos a retomar nuestras costumbres y nuestras reuniones en los bares, también podemos echar una mano a esos negocios que se han visto afectados por la crisis derivada del coronavirus.

Esta noticia es esperanzadora, sobre todo, porque demuestra que la generosidad con los bares y el compromiso con los que los gestionan es grande. Ya que nos hacen sentir como en casa, es bonito ver cómo muchas personas devuelven el gesto de la mejor manera posible. Ha sucedido en el bar Can Juli de Granollers, que ha visto como uno de sus clientes les devolvía una 'deuda' que ni siquiera tenía.

Una 'deuda' que no existía para ayudar a los dueños del local

Después de volver a abrir tras el confinamiento, uno de sus clientes habituales se presentó en el establecimiento con un papel en la mano en el que había hecho unas cuentas. Este hombre aprovechó el confinamiento para calcular cuántas cañas habría tomado si no hubiera estado cerrado el bar, ya que según comentaba, solía acercarse a tomar una cerveza y leer el periódico por lo menos una vez a la semana. El hombre hizo cuentas: dejó de ir al bar 36 días, por lo que según sus cálculos, debía unos 90 euros al establecimiento. De hecho, el precio era mucho más barato pero siempre le pareció poco dinero así que se acostumbró a pagar más, redondeando a lo que él consideraba el precio justo. Pero fue más allá y dejó 100 euros, ¡con propina incluida!

Sin duda es un ejemplo de generosidad y de cercanía en unos momentos complicados. ¡Qué alegría descubrir historias llenas de tanta generosidad!

CADENA 100