Taburete, con las emociones a flor de piel, da pistoletazo de salida en Madrid al tour de 'La Broma Infinita'

Taburete brilló en una noche llena de emociones y sentimientos encontrados en el NuevoTeatro Alcalá de Madrid
Taburete

Taburete / Instagram: imagen @_yolandamoreno_

Tiempo de lectura: 2’

La pasada noche Taburete hizo que una noche gris y lluviosa en Madrid nos transportase a una noche de concierto en pleno verano. Muchos sentimientos encontrados que tuvieron la piel erizada durante todo el concierto, porque como ellos mismos reseñaron durante el show ''había llegado un momento en el que se nos olvidaba que en algún momento este grupo de amigos salían de bolos por diferentes lugares de España a hacer lo que más les gusta y hace feliz: hacer música y estar con el público''. Por un momento, fue tal su entrega en el Nuevo Teatro Alcalá de Madrid, que hasta hicieron olvidar que se llevaban las mascarillas en todo momento y no podía uno levantarse de la silla.

Y es que el concierto arrancó diferente a otras noches, la primera banda sonora fue un megáfono repasando las medidas de seguridad y responsabilidad que había que tomar en todo momento durante la noche y de incumplirse provocaría el abandono inmediato del teatro. Unas palabras que ponen los pies en el suelo sobre el escenario vital que todos tenemos, pero también, que se puede hacer un concierto y cualquier evento culturar con cuidado y se forma segura.

Taburete se dejó el alma y el corazón, regalaron un pase memorable y vivieron cada instante como si fuera el último. Porque si algo les ha enseñado a ellos (y a todos) esta pandemia, es que ''la vida son momentos y lo realmente importante''. No solo Willy Bárcenas tuvo palabras de cariño y recuerdo para los fallecidos este año, a los amigos, familia, parejas y público que están incondicionalmente. Antón, por boca de todos, también quiso dar las gracias en diferentes ocasiones a todos por hacer comprado la entrada y arroparles en una noche inolvidable.

Durante las casi 2 horas que duró el concierto, la banda de dejó la piel interpretando sus grandes éxitos y la canciones del último disco. Aunque hay que reseñar que uno de los momentos más mágicos lo creó Willy al interpretar parte de 'Mamá' solo en el escenario. Él, una guitarra y su corazón desnudo, interpretaron una de las canciones más importantes de su vida. El teatro se vino abajo en aplausos y vítores.

Pero también hubo sorpresas, porque en mitad del pase, un David Otero pletórico saltó en escena para interpretar una canción que tantas alegrías les ha dado a ambas partes en los últimos tiempos: 'Una foto en blanco y Negro'.

Ahora, el cierro no fue para menos, tras 'Sirenas' y 'Caminito a Motel', la banda puso el broche con su versión de Celia Cruz de 'La vida es un Carnaval'. Y es que, como dice la canción: ''No, no hay que llorar, que la vida es un Carnaval y las penas se van cantando...''.

¡Larga vida a la música, a la música en directo y a Taburete!

También te puede interesar...

Taburete se confiesa en su etapa más madura: "Nos cuesta conseguir colaboraciones, nos rechazan..."

Artistas relacionados

CADENA 100