Raphael completa en Madrid un fin de semana en el que reabrió las puertas del Palacio de los Deportes

Raphael actuaba en dos conciertos consecutivos para celebrar sus 60 años en la música con el mensaje de que la “cultura es segura”
Raphael completa en Madrid un fin de semana en el que reabrió las puertas del Palacio de los Deportes

Raphael en un momento de su actuación en Madrid

CADENA 100

Redactor CADENA 100

Tiempo de lectura: 3’

Raphael celebraba la noche del domingo su segundo concierto en el Palacio de los Deportes de Madrid congregando a 5.000 asistentes tras realizar lo mismo, en aforo y música, en su actuación del sábado.

Envuelto con la polémica por el público congregado Raphael volvió a seguir el protocolo sanitario impuesto ante el COVID-19. En este sentido el día anterior le habilitaba un 25% de la capacidad total del recinto, y fueron 4.368 personas las que llenaron los asientos habilitados. Desde la organización recuerdan que se hubiese podido activar hasta el 40% del aforo tal y como habrían acordaron a la hora de programar los conciertos.

En este punto conviene recordar que la capacidad total del recinto puede alcanzar un aforo de 17.400 personas y, por ello, se pudo realizar el distanciamiento entre los asistentes. Las mismas fuentes dicen que "La norma establece un asiento de distancia entre el público, mientras que en esta ocasión la distancia se duplicó hasta dos asientos, lo que representa más de un metro de distancia, e incluso no se usaron las filas de delante y detrás del público asistente lo que aislaba totalmente a los grupos de asistentes".

Concierto dominical y las palabras de Raphael

Más de dos horas de actuación recorrieron una noche de música que miraba al recuerdo de temas de Rocío Jurado, Pancho Céspedes o Camilo Sesto y con canciones como “Vivir asi es morir de amor”, “Como yo te amo”, “Vida loca”, “Digan lo que digan”, “Yo soy aquel” o “Escándalo”.

Hace tan solo unos minutos, el músico de Linares nos ha enviado una carta abierta para agradecer la asistencia a su cita y para dar testimonio de que ha sido cumpliendo la normativa vigente:

"Buenos días querida gente maravillosa!! Escribo estas líneas para daros las GRACIAS por el INMENSO apoyo recibido durante este fin de semana; no solo a mis conciertos, si no a la CULTURA SEGURA, en ‘jaque mate’ desde el inicio de la pandemia.

La crisis sanitaria está provocando meses más que difíciles para todos, incluido el sector cultural; por ello, en la medida de lo posible, quise comprometerme para recuperar la música en directo. Hemos trabajado muy duro para ofrecer un concierto con las más estrictas medidas de seguridad, prevención y, por supuesto, cumpliendo la normativa vigente. Entre todos, hemos aportado nuestro granito de arena a la causa.

Me siento muy agradecido, especialmente con vosotros, el público, y espero que nos reencontremos pronto con el mismo sentido de responsabilidad que hemos demostrado hasta la fecha. OS QUIERO"

Así, el de Linares da por finalizado este envite musical ante la situación precaria de la música en vivo en la que ha estado acompañado por músicos como Manuel Carrasco y Pablo López.

"¡Qué bonita noche! Muchas gracias. Y que el año que viene nos volvamos a ver con todo arreglado, ¡cuídense mucho!", es la frase que lanzaba el sábado pasado tras acabar su directo y que vale como mejor resumen de su paso por la capital de España.

Este fue el plan de seguridad del recinto

Desde la organización de Wizink Center se nos cuenta que este Plan de Seguridad "establecía, y así se hizo, que el recinto se iba a sectorizar, estableciendo módulos diferenciados de gradas: Goya, Felife II, Fuente del Berro y pista, para limitar la movilidad de las personas. A cada uno de estos sectores se entraba por puertas diferencias, de las más de 50 que se abrieron para la ocasión, son sistemas de toma de temperatura, dispensadores del geles desinfectantes y control de entradas sin contacto físico. Lógicamente, era obligatoria en todo momento el uso de mascarilla y el público dispuso de un sistema informático para solicitar bebida y comida a sus asientos para evitar la circulación por los pasillos".

El protocolo de Seguridad contempló que las 300 personas de la organización antes de comenzar el concierto se sometieran a un test de antígenos. Las mismas fuentes destacan que "Wizink Center modificó su sistema de ventilación, anulando la recirculación del aire y forzando la renovación completa del aire cada 12 minutos, lo que logra una calidad del aire muy similar al que podemos encontrar al aire libre. Para controlar la concentración de CO2, se realizaron también mediciones cada hora, con resultados en torno a las 600 ppm, muy próximos a los datos del exterior, también controlados, y que midieron sobre las 400 partículas por millón".

Puede interesar también:

Raphael y Vanesa Martín cantan "Se nos rompió el amor", la emblemática canción de Rocío Jurado

Raphael estrena su álbum "Raphael 6.0" repleto de colaboraciones que podemos escuchar íntegramente desde aquí

CADENA 100