Pablo Alborán y su vicio confesable al que no se puede resistir

El malagueño nos descubre uno de esos placeres de la vida que le hacen disfrutar como nunca
Pablo Alborán y su vicio confesable al que no se puede resistir

Tiempo de lectura: 3’

¡Cómo conocemos a Pablo Alborán! Ya sabemos lo goloso que es y lo mucho que le gusta provocar en las redes sociales. Su más reciente vídeo así lo certifica y eso nos ha inspirado para recopilar todas aquellas pequeñas pasiones de la vida que el artista ha ido revelando a lo largo de su carrera.

En esta última publicación no hacen falta las palabras, tan solo la cara de satistacción del malagueño mientras disfruta cómodamente de una bolsita de chuches en el sofá de su casa. A Pablo le ha encantado restregarnos por la cara su tentempié: "Soy adicto al regaliz inglés", escribía mientras podemos comprobar que realmente es una de las cosas que más le gusta comer. Eso sí, seguro que no lo hace a menudo, porque con la vida sana que lleva y lo activo que es en el gimasio, al final las chuches se convierten en un pequeño placer al que acudir de vez en cuando.



Seguro que eso el regaliz inglés, declarado oficialmente como una de sus pasiones, le ayuda a relajarse después de una dura jornada de trabajo, y es que el artista no ha parado este verano con sus conciertos, y seguro que un poco de azúcar le da un empujoncito para el último concierto que tiene programado y que le llevará al festival Stone & music de Mérida este próximo domingo.

Pero este no es el único vicio confesable de Pablo Alborán, ya que a lo largo de los últimos años ha desvelado algunos de los aspectos personales de su vida, como por ejemplo, que también es adicto a la Nutella o a las palomitas. Y es que hay que darse un placer de vez en cuando, sobre todo, cuando luego le dedicas muchas horas al gimnasio. ¡Todo esfuerzo tiene que tener su recompensa!

Aún así, al cantante le gusta cuidarse, incluso cuando está trabajando. Durante sus conciertos podría tener cualquier cosa en el camerino, sin embargo es un artista nada excéntrico y normalmente tiene a su disposición mucha agua, fruta fresca y botellitas de Actimel 0%, que parecen darle el chute de energía que necesita para afrontar sus retos sobre el escenario.



Pero no todas las cosas que le gustan a Pablo Alborán están relacionadas con la comida, ya que el cantante también siente pasión por el fútbol, siendo los del Málaga C.F. -como no podría ser de otra manera- los colores que lleva en su camiseta. Aunque en alguna ocasión ha dejado caer que se considera fan de Leo Messi. ¿Qué opinará ahora que ya no juega en las filas de la liga española?

También ha comentado en alguna ocasión no preocuparse por su aspecto físico y su forma de vestir, sin embargo luce un cuerpo de escándalo y siempre va como un pincel, pero tiene claro que su outit ideal son unos vaqueros combinados con el color negro, que le encanta, así como las bufandas y pañuelos al cuello. Eso ya lo pudimos comprobar en la primera etapa musical del artista.

Hablando de música, parece que le gusta escuchar todo tipo de música: Desde Coldplay, Eric Clapton o U2, pasando por Manolo García, Paco de Lucía o Carmen Linares, hasta propuestas indiie como Florence and the machine o Anni B Sweet. Todos tienen cabida en ka música que escucha en su móvil y a todos los difruta por igual.

Por cietro, por compensar, hay algo que al artista no le gusta, y es su altura,, Mide 1,74 y alguna vez ha reconocido que le gustaría haber sido más alto, sin embargo a nosotros nos gusta esté como esté y se ponga lo que se ponga. Un diez de muchacho, oye.

También te puede interesar...

CADENA 100