Madonna se está convirtiendo en otra persona por culpa de su obsesión por la cirugía estética

La diva del pop está defraudando a sus seguidores por la evolución artificial de su rostro, al que ha sometido a una gran cantidad de operaciones estéticas
Madonna se está convirtiendo en otra persona por culpa de su obsesión con la cirujía estética
CADENA 100

Community Manager CADENA 100

Tiempo de lectura: 3’

Nuestra querida Madonna es de esas artistas que siempre ha tenido a su fueza de voluntad como aliada a la hora de mostrarle al mundo su excelente forma física, ya fuera a los inicios de su carrera musical -con tan solo 24 años- o en la actualidad, con 63 años. La cantante presume de seguir una estricta dieta y un exigente entrenamiento que le permiten presumir de su tremenda agilidad sobre los escenarios.

Parece que el tiempo para ella se paró definitivamente hace ya un par de décadas, demostrando una salud y una forma física envidiables. Sin embargo hay algo que incomoda y está perturbando a sus fans: Nos referimos a su angelical rostro. Porque solo hay que pasearse por su perfil de Instagram para darse cuenta de que esta a estrella del pop le pasa algo en la cara.

Aparte de que mantiene la piel tersa como si aún tuviera veinte años, nos damos cuenta de unos rasgos excesivamente marcados para su edad. El mérito no es otro que el de las constantes operaciones de cirugía estética a las que se ha sometido la cantante durante los últimos años, que han logrado que el llamado efecto Benjamin Button se manifieste en ella, pareciendo cada vez más joven a medida que envejece.



Muchos de los casi dieciocho millones de seguidores que la diva acumula en Instagram ya se han empezado a cuestionar esta práctica estética en su artista favorita, preguntándose dónde está el límite o qué es lo que Madonna necesita lograr alcanzar para que pare de someterse a esta tortura facial.

Porque Madonna, de tan guapa que está, empieza a estar fea. Muchas de las críticas que recibe a través de las redes sociales ya empiezan a estar centradas en su aspecto físico y no en su música, algo que a la cantante debería servirle como toque de atención. Algunos de ellos denuncian lo mucho que debe de odiarse a sí misma para que a sus 63 años no soporte mirarse al espejo y mostrarse tal y como es, pero otros se ceban especialmente con algunas decisiónes más que cuestionables de ciertos retoques estéticos a los que se han somtido la artista.

De hecho, ya son unos cuantos especialistas expertos los que han analizado sus fotos para llegar a la conclusión de que han invertido una buena cantidad de dinero en, por ejemplo, someterse a un lifting frontal completo para levantar y estirar la piel del cuello, la cara y la frente; que se han hecho una blefaroplastia para eliminar el exceso de piel y las bolsas en los ojos; que también se ha sometido a una rinoplastia para perfilar el tabique y realzar la punta de su nariz; hacerse una queiloplastia para elevar el labio superior, además de realizarse una cantopexia, una técnica que se usa para usada para rasgar la mirada.



Pero es que además se ha perfilado el mentón, se ha retirado volumen de las mejillas para resaltar los pómulos y se ha rellenado los labios y se ha aplicado bótox para acabar con las arrugas. Como ves esta es tan solo una pequeña lista de lo visible, aunque es probable que aún haya más y no lo sepamos.

Haciendo un repaso en su galería podemos comprobar esta evolución, además de la constante utilización de filtros y retoques en las propias fotografías, porque realmente se puede apreciar la diferencia entre una foto y un vídeo suyos. A Madonna se le está yendo de las manos, esto es un hecho, y puede hacer con su cara lo que ella quiera -faltaría más-, pero eso no quita que sus fans estén preocupados por ella y por cómo está gestionando el proceso natural de envejecimiento.

Muchos ya se han aventurado en afirmar que está obesión por la cirugía plástica para acabar por terminar con su belleza natural para finalmente destrozar su aspecto, pero la cantante -que sigue haciendo hincapié en la necesidad de aceptarse y amarse a uno mismo- ha sido incapaz de hacer una valoración pública sobre este cambio físico al que se está sometiendo. Veremos cómo acaba...



También te puede interesar...

CADENA 100