Leiva sobre su encuentro con Joaquín Sabina: "Mi hermanito del alma"

La revista Esquirre ha sido testigo del encuentro de Leiva y Joaquín Sabina que han mostrado una relación irrompible y un próximo proyecto musical
Leiva sobre su encuentro con Joaquín Sabina: "Mi hermanito del alma"

Leiva y Sabina

CADENA 100

Redactor CADENA 100

Tiempo de lectura: 3’

"Joaquín Sabina y Leiva, la amistad en los tiempos del cólera" es el titular empleado por Esquirre para contar el encuentro entre estos artistas. Mientras, el propio Sabina asegura en su entrevista que "Los amigos de verdad no son generosos. Hacen lo que les sale del alma".

Es la primera vez que, juntos, hablan en una entrevista.

De la relación de ambos músico solo recordemos que Leiva puso su talento al servicio del álbum "Lo niego todo" que lanzaba Joaquín Sabina en el año 2017. Este álbum fue fruto de la colaboración artística entre Sabina, Leiva y Benjamín Prado y era el primero de estudio desde el lanzamiento en 2009 de "Vinagre y rosas".

La entrevista, portada de la revista

La magnitud del encuentro ha valido para que ambos estén en portada de la revista Esquirre y, además, progatonicen un despliegue fotográfico interesantísimo llevado a cabo por Gianfranco Tripodo.

La entrevista realizada por Álvaro Luengo tiene un arranque divertido y que denota la relación de Leiva y Sabina. A modo conversación, dicen

“Esta es la clavícula que tienes jodida, ¿no?”, le pregunta Leiva a Sabina antes de apoyarse en su hombro para la primera foto. “Sí, esa fue la del hostión. Pero tranquilo, ya no me duele. Y es de platino, no me la robes”.

Otro avance de lo que se relata en esta entrevista/reportaje está cuando Luengo describe esta situación: "Terminan las fotos. Leiva coge su lata de Mahou. Joaquín su tequila y su paquete de Ducados. Y subimos las escaleras para irnos los tres solos a su salón, donde nos regala un soneto que acaba de terminar sobre el coronavirus, mientras yo me siento en un sofá en el que antes se ha sentado Gabriel García Márquez. Y Serrat. Y pienso lo que contarían estas paredes si hablaran".

Plagado de anécdotas nos detallan como Leiva dijo a Sabina No debería morirme sin producirte un disco”. A partir de ahí llegaría el mencionado anteriormente "Lo niego todo". Pero hay más porque de un nuevo disco Joaquín dice alto y claro: "Sí. A mí me perdonaron parte de mi último contrato y he firmado por dos discos. El primero quiero que sea con Leiva, cuando él pueda y cuando yo pueda. Pero ya me ha dicho que sí, creo... [le mira]".

Leiva ha compartido también la portada de la publicación de Esquirre diciendo "En el próximo de @esquirees , con mi hermanito del alma".

De la relación de ambos recordamos hoy como Leiva que se sumaba a un total de 38 artistas en un verdadero homenaje en forma de disco titulado "Tributo a Sabina. Ni Tan Joven Ni Tan Viejo" que llegaba en diciembre pasado. Era Leiva con "El Caso de la Rubia Platino"

"El Caso de la Rubia Platino" by Leiva

Esta es la canción original en voz de Sabina

Letra by Lyricfind

Me adelantó un talón de setecientas,
Más gastos, sin contar otras quinientas
En fichas del casino,
Mi último tren llegaba con retraso,
Así­ que decidí­ aceptar el caso
De la rubia platino

Yo era un huele-braguetas sin licencia,
Quemado en la secreta por tenencia,
Extorsión y lí­os de faldas,
Estaba, como buen ex-policí­a,
A sueldo de un pez gordo, que sabí­a
Cubrirse las espaldas

Ninguna zorra vale ese dinero,
Pensé, mientras dejaba mi sombrero
Nuevo en el guardarropa,
Cantaba regular, pero moví­a
El culo, con un swing, que derretía
El hielo de las copas

Cuando salió, por fin, del reservado,
Sentí que las campanas del pasado
Repicaban a duelo,
La última vez que oí­ esa melodí­a
Me recetaron tres años y un dí­a,
Más IVA, en la Modelo

Para jugar al Black Jack y ser un duro,
Andar escaso de efectivo
Es igual que pretender envidar,
Con un farol, al futuro,
No por casualidad
Me temen en los casinos,
Me daban diez de los grandes por el caso
De la rubia platino

Los besos que te dan las chicas malas
Salen más caros cuando los regalan
Y huelen a fracaso,
Pero el croupier me echaba cartas buenas
Y la rubia platino era morena
Y el caso era un gran caso

En un bistró, del puerto de Marsella,
Nos fuimos demorando, entre botella
Y botella de Oporto:
Los que pusieron precio a tu cabeza
Le dije exagerando su belleza,
Se habí­an quedado cortos

Puede que me estuviera enamorando,
Porque, antes del café, cambié de bando,
De hotel y de sombrero
Mi viejo puso un cuarto, con dos camas,
Fingiendo que la dama era una dama
Y su hijo un caballero

Ni siquiera, señores del jurado,
Padezco, como alega mi abogado,
Locura transitoria
Disparé al corazón que yo querí­a,
Con premeditación, alevosí­a
Y más pena que gloria

Para jugar al Black Jack y ser un duro,
Andar escaso de efectivo
Es igual que pretender envidar,
Con un farol, al futuro
No por casualidad
Me temen, en los casinos,
Diez de los grandes por seguirle, los pasos,
A la rubia platino

Para volver a ser alguien, en el ambiente,
Necesitaba un par de buenos clientes,
Algo para mis vicios y un despacho decente
No dan para comer las putas del barrio chino,
Todos los lunes no me encargan el caso
De la rubia platino

Para no ser un cadáver, en el tranví­a,
Aparte de tener gramática parda
Hay que saber que, las faldas, son una loterí­a;
Con luz de gas brilló mi lámpara de Aladino
Me daban diez de los grandes
Por el caso de la rubia platino

Puede interesar también:

Joaquín Sabina ha abandonado la Unidad de Cuidados Intensivos y afronta su recuperación en planta

Artistas relacionados

CADENA 100