RUTA MINERA

La desconocida ruta que no puedes perderte en el corazón de la provincia de Jaén

En CADENA 100 Jaén te invitamos a pasear por la comarca minera que hizo rica a Roma y Cartago
La desconocida ruta que no puedes perderte en el corazón de la provincia de Jaén

Tiempo de lectura: 3’

Los amantes del senderismo, el campo a través o la bicicleta de montaña, encuentran en Linares (Jaén) un total de seis senderos de pequeño recorrido (PR) con un trazado de casi 60 kilómetros a través de los cuales, además de practicar deporte, el visitante tiene la oportunidad de conocer en un entramado de caminos, vías de ferrocarril y bellos paisajes, que son parte de la historia de la ciudad de Linares, que a finales del siglo XIX llegó a ser el primer productor del mundo en la extracción del mineral de plomo. A pié o en MTB, el entorno te da la posibilidad de viajar en el tiempo a través de su patrimonio minero en el que no faltan cabrias, chimeneas, fundiciones, lavaderos, centrales eléctricas...

La mayoría de los senderos tienen un trazado circular y están definidos en dos zonas. La primera de ellas recorre los caminos de las minas de Arrayanes y La Cruz mientras que la segunda zona nos permite disfrutar de las de La Tortilla y San Roque.

Sendero minero en Linares

Sendero minero en Linares

En nuestro primer capítulo, vamos a conocer el conocido como “PR-A-260. Sendero de Paño Pico” que, con un recorrido de 8,54 kilómetros, parte de la barriada de Arrayanes y hace un recorrido por el Pozo Acosta, el complejo de La Restauración, el Pozo de San José, la Central Eléctrica, el Paño Pico, la mina de la Mejicana, el Pozo de las Cadenas, la Chimenea de la Cruz, el antiguo Cuartel de la Guardia Civil y la Fundición de la Cruz.

Nuestra aventura comienza en la popular barriada de Arrayanes de Linares, siendo este uno de los senderos o caminos más transitados por vecinos y visitantes. Nos dirigimos a la mina que da nombre al barrio: Arrayanes.

En nuestro paseo podremos observar como el pasado minero marcó una época y a una comarca, gracias a los restos que la actividad minera dejó para siempre en la zona. Unos vestigios que nos muestran la revolución industrial que supusieron las minas de plomo en el distrito minero Linares-La Carolina.

Pronto llegaremos al pozo Acosta. Allí aún se conserva la casa de máquina de extracción y su imponente chimenea, cruza en dos ocasiones las vías del ferrocarril y del antiguo tranvía minero, una, a su paso por el pozo Restauración, y otra, antes de alcanzar el pozo San José y la vieja central eléctrica. El tramo que vamos a recorrer entre ambos pozos nos conduce al cruce de caminos con otro espectacular sendero: el PR-A 261 “Cerro de las Mancebas”. Este cruce de caminos nos permite continuar por “Paño Pico” o bien desviarnos hacía el “Cerro de las Mancebas”.

Nosotros decidimos continuar por nuestro camino original gracias al cual descubriremos el edificio que sirvió de taller para las locomotoras del ferrocarril minero y de cocheras. Más adelante, junto al camino, en el pozo de San José, veremos el pozo conocido como Bajada de la Reina, realizado para una visita de Isabel II a la primera galería.

Seguimos avanzando y el sendero nos lleva hasta Paño Pico y la mina La Mejicana, en la que haremos una parada obligada para, desde su impresionante mirador, tomar un refrigerio, unos frutos secos o algo de fruta antes de continuar nuestro camino, mientras disfrutamos de unas espectaculares vistas y un fantástico atardecer.

Puesta de sol en Mina La Mejicana

Puesta de sol en Mina La Mejicana

Retomamos la marcha entre encinas camino a la chimenea de La Cruz, donde podremos ver la que en su día, con una altura de cien metros, fue una de las más elevadas de la zona. En la actualidad y según los datos de Turismo Linares, esta chimenea conserva cerca de 60 metros de altura.

Nuestro recorrido se acerca a su fin. En el entramado de caminos nos volvemos a cruzar con el sendero del Cerro de Las Mancebas (PR-A 261). El sendero discurre junto al pozo Cadenas para ir circundando la urbanización hasta finalizar en la fundición La Cruz. Una vez acabado nuestro recorrido por “Paño Pico”, podemos disfrutar del paisaje que la Vía Verde nos ofrece hasta el Santuario de la Virgen de Linarejos, de vuelta a la ciudad.

Linares, imagina más

Una vez en la ciudad te recomendamos hacer parada en algunos de sus bares para disfrutar de su exquisita gastronomía con sus famosas tapas. Rincones repletos de sabor y tradición. No puedes de dejar de pasear por el Paseo de Linarejos,ver su imponente Plaza de Toros, en la en agosto de 1947 murió Manolete, corneado por el toro Islero. Edificios de extraordinaria belleza como el Hospital de Los Marqueses de Linares o la Estación de Madrid, el Museo de Raphael o la Ciudad Íbero-Romana de Cástulo, no te deharán indiferente.

Fuente: Linares Turismo

CADENA 100