FAUNA SALVAJE

Cuando el señor del bosque se aparea atruena la sierra con la berrea

Cada año miles de amantes de la naturaleza y la fauna salvaje acuden a Jaén en otoño para asistir al periodo de apareamiento del ciervo
Cuando el señor del bosque se aparea atruena la sierra con la berrea

Tiempo de lectura: 2’

Se conoce por berrea al periodo de tiempo en el que tiene lugar el apareamiento entre los ciervos y, como parte del cortejo nupcial, los machos emiten unos fuertes berridos audibles a varios kilómetros de distancia. Estos berridos permiten hacer “visible”, en la quietud de las tardes de comienzos de otoño, a unos animales que normalmente pasan desapercibidos entre el monte.

Los factores desencadenantes de la berrea son varios, como las primeras lluvias, las noches más frescas o los días más cortos, entre otros. El momento coincide con el inicio del periodo fértil de las ciervas. En esta situación la estrategia reproductiva de la especie consiste en que los machos adultos más fuertes comienzan a competir entre ellos berreando para convencer a las hembras de que son los mejores candidatos con los que aparearse y, de paso, tratar de disuadir a otros competidores antes de tener que llegar al enfrentamiento violento. El resultado es una superposición de sonidos emitidos por los machos que deja por unos instantes en segundo plano el resto de los sonidos de la naturaleza.

Estos días, en el Parque Natural de Despeñaperros puede aprovecharse el disfrute de actividades como el senderismo o la bicicleta de montaña para detenerse unos instantes y disfrutar del espectáculo. Si, además, se tiene la suerte de poder contemplar en un claro del monte a uno de estos ejemplares, es seguro que la visita se convertirá en excepcional. Actualmente, en el Parque Natural de Despeñaperros convive con otras especies una población de ciervos cercana a los 1.100 ejemplares. Pero en la provincia de Jaén tenemos la suerte de poseer en el terrotior otros tres parques naturales como el de Cazorla, Segura y Las Villas, Mágina y Sierra de Andújar que llenan sus valles y lomas de berridos de los ciervos reuniendo a las hembras. Al mismo tiempo el entrechocar de las cuernas y las peleas de los machos estremecen la espesura del monte

CADENA 100