Incorporación

El Consorci de Museus descubre una obra inédita de Joaquín Agrasot

Se trata de un paisaje veneciano de gran formato, de principios de siglo XX, que descubre una de las facetas hasta el momento desconocidas del autor.
ctv-4zk-210625-presentacio-agrasot

Tiempo de lectura: 4’

El Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana presenta la exposición ‘Joaquín Agrasot. Un pintor internacional’ en el Museu de Belles Arts de Castelló. La exposición incorpora una obra inédita del autor alicantino, descubierta recientemente, durante el proyecto expositivo, procedente de una colección particular castellonense. Se trata de un ‘Paisaje veneciano’ de principios de siglo XX, una obra de gran formato que constituye un hallazgo sin precedentes puesto que presenta una nueva faceta del artista como es el paisaje urbano, hasta el momento desconocida.


El director del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, José Luis Pérez Pont y el director territorial del IVC de Castelló, Alfonso Ribes, acompañados por los comisarios de la muestra, la Vicerrectora de Cultura y Deportes de la Universitat de València, Ester Alba y el catedrático de Historia del Arte de la Universitat de València, Rafael Gil Salinas han presentado la exposición.


Pérez Pont ha manifestado que “esta exposición se enmarca dentro de la línea de investigación que desarrollan conjuntamente el Consorci de Museus y los tres Museos de Bellas Artes de Castelló, València y Alicante para la recuperación de artistas de nuestro territorio. Esto ha permitido profundizar en el conocimiento de la obra de distintos autores como el pintor alicantino Joaquín Agrasot cuya prolífica producción se encuentra repartida en numerosas colecciones particulares”. En este sentido el director del Consorci de Museus ha agradecido el trabajo de la comisaria y del comisario de la exposición ya que “el desarrollo de esta muestra ha permitido descubrir una singular pieza que no estaba catalogada y ponerla a disposición de la ciudadanía”.


Para Ester Alba “como historiadores, el papel de los coleccionistas de arte es de gran importancia. Ha sido gracias a esta retrospectiva que los propietarios de la pieza se pusieron en contacto con nosotros y fue una gran sorpresa”.


La comisaria ha explicado que “se trata de un interesante paisaje que representa un canal de Venecia. Teníamos constancia que, tras su último verano junto a Fortuny en Portici (Nápoles), el artista había viajado con su mujer a Venecia, aparece en diferentes noticias en la prensa italiana. Agrasot realizó multitud de estudios que ahora hemos descubierto que plasmó en esta magnífica pieza, sin duda de gran importancia, puesto que nos da a conocer una nueva faceta hasta ahora desconocida como es el paisaje urbano y nos aporta un nuevo conocimiento sobre el pintor”.


Rafa Gil ha añadido que esta pieza, que no dejaba lugar a dudas de su autoría, “nos permite ver que el coleccionismo sobre Agrasot no se circunscribe exclusivamente a Alicante sino que está muy repartido y en esta ocasión nos ha traído también hasta Castelló”.


Por su parte el director territorial del IVC en Castellón, Alfonso Ribes, ha destacado "la importancia de la colaboración entre instituciones para llevar a cabo proyectos expositivos en los que podamos redescubrir artistas como Agrasot" y ha remarcado que "la programación del verano en el Museu de Belles Arts de Castelló se refuerza con esta exposición en colaboración con el Consorci de Museus, con el inicio del ciclo 'Nits al Claustre' y otras muestran que se inauguran durante el mes de julio como las de José Fonollosa o Polònia Segle XXI de Hanna Jarzabek".


La exposición, que se podrá ver hasta el 12 de septiembre, reúne alrededor de un centenar de piezas, procedentes de diversas colecciones públicas y privadas, entre las que se encuentran el Museo Nacional del Prado, el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC), el Museo Carmen Thyssen de Málaga, el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias “González Martí”, y los Museos de Bellas Artes de Málaga, Murcia, Córdoba y Bilbao además de las colecciones de los Museos de Bellas Artes de Alicante y València, entre otros.


“Reconocido por la sociedad artística valenciana de su época, Agrasot fue un referente para sus compañeros. Sin embargo con el paso de los años la historiografía lo ha situado únicamente como un pintor costumbrista” ha señalado Ester Alba quien ha añadido que “esta exposición pretende mostrar a Agrasot como el pintor poliédrico que fue, que trabajó todos los géneros artísticos con una mirada muy amplia. La muestra incide, especialmente, en su proyección internacional con obra en los mercados inglés, francés e italiano, además de su paso por Argentina, México y EEUU, sin olvidar su participación en las exposiciones nacionales e internacionales”.


En 1902, la Encyclopaedia Britannica resumía de forma rotunda la situación de la pintura española de la segunda mitad del siglo XIX. Consideraba que la pintura moderna en España comenzaba con Mariano Fortuny (1838-1874), quien habría de dejar su marca en las siguientes generaciones de pintores. Y destacaba solamente a un artista durante los años de 1870, Joaquín Agrasot y Juan (1836-1919), quien pintó con gran sinceridad imágenes de la vida española cotidiana. Y, concluía que, ya para finales del siglo, dos jóvenes artistas aparecieron con energía: Joaquín Sorolla (1863-1923) e Ignacio Zuloaga (1870-1945).


A Joaquín Agrasot se le ha venido definiendo como un artista realista y costumbrista, asociado al naturalismo regionalista valenciano de la segunda mitad del siglo XIX. Sin embargo, su vibrante paleta cromática, el empleo de la luz y de una pincelada muy particular, lo aproximan a las formas preciosistas finiseculares que permiten encuadrarlo dentro de la pintura moderna coincidente con la corriente artística internacional.


La exposición es una oportunidad para mostrar las distintas disciplinas artísticas que trabajó a lo largo de su dilatada vida, con algunas piezas inéditas procedentes de colecciones particulares de diferentes puntos de la geografía española. Desde un criterio cronológico pero también temático se muestran piezas de sus temas más conocidos como la pintura costumbrista, “no tanto como una referencia a lo local sino como muestra de lo que se demandaba en el mercado internacional” ha señalado Rafael Gil.


La magna exposición muestra además otras temáticas menos conocidas del artista como la pintura orientalista, muy afincada en la segunda mitad del siglo XIX, a la que no se le había dado mucha difusión y que demuestra la calidad y el dominio de la técnica y del color de Agrasot.


Según Ester Alba “Joaquín Agrasot fue un pintor muy longevo, pintó hasta el último día de su vida”. En la exposición se muestra la obra que realizó en sus últimos momentos que dejó inacabada, ‘Caserío o Paisaje urbano’, que forma parte de la colección familiar del artista.


Mención especial merecen también las obras del Museo Nacional del Prado, ‘Lavandera de la Scarpa’ y ‘Las dos amigas’ (el cuadro más conocido del artista) premiadas en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes, en 1864 y 1867, respectivamente.


Los comisarios han señalado que esta muestra, conjuntamente con el catálogo que está teniendo un gran éxito, constituye un primer gran acercamiento a la prolífica producción de Agrasot y nos permite abrir la puerta a nuevas investigaciones en torno a otras piezas interesantes en colecciones internacionales que no han podido estar presentes por la situación de la pandemia.


CADENA 100