video

Pulsa para reproducir el video

Curiosidades desde el sofá: ¿Qué tienen que ver un farmacéutico y los bombones?

 
CADENA 100

Locutora CADENA 100

Son muchas las historas sobre el origen de este bocado de chocolate tan rico. La que más se repite tiene como protagonistas a Luís XIV, conocido como el Rey Sol y a su maestro chocolatero. A principios del S.XVIII le presentó al monarca unas frutas bañadas en chocolate, a lo que el monarca respondió: "bon bon", en señal de aprobación. De allí surgió el término bombón (dos veces bueno).

Los bombones rellenos

Sin embargo yo te voy a contar el origen de los bombones rellenos, lo que en Bélgica llaman "pralinés", porque me parece una idea muy ingeniosa.

Lo más curioso es que no fue un pastelero, o un chocolatero, ni siquiera un cocinero quién los inventó: ¡Fue un farmacéutico!

J. Neuhaus y Neuhaus Jr

En 1857 Jean Neuhaus, un emigrante suizo y farmaceútico, abrió junto a su cuñado, una farmacia en la prestigiosa Galería de la Reina de Bruselas. Si algunos medicamentos a día de hoy tienen un sabor "desagradable", imagínate en aquel momento. Así que el señor Neuhaus tuvo una gran idea: para hacer más agradable el sabor, los cubrió con una capa de chocolate.

El abuelo puso la idea, pero no sería hasta 1912 cuando Jean Neuhaus Jr. le dio una vuleta a la idea y cambió el relleno medicinal por frutos secos o deliciosas cremas, inventando los hoy archiconocidos «pralinés».

La cosa no terminó ahí, los bombones se vendían en cucuruchos, así que se

rompían. Ahí entra la tercera protagonista de la historia: Louise Agostini, la esposa de Neuhaus Jr, que diseñó unas elegantes cajitas de regalo para presentar los bombones, el "ballotin".

La primera tienda Neuhaus sigue abierta exactamente en el mismo sitio de las Galerías Reales St. Hubert en Bruselas. Te recomiendo que no dejes de visitarla si vas por la ciudad.

La práxima semana seguimos aprendiendo sin movernos del sofá.

CADENA 100