Los cuatro trucos a tener en cuenta para dormir mejor cuando hace calor y no tienes aire acondicionado

Hay premisas infalibres para dormir mejor y descansar cuando hace mucho calor y no tienes aire acondicionado
El ventilador no siempre es bueno en verano

Tiempo de lectura: 2’

Estamos ante uno de los veranos más calurosos de la historia. A este escenario se suma que estamos saliendo de un confinamiento y acostumbrándonos a ''la nueva normalidad'', por lo que las cosas todavía se complican un poco más y lo que en otro momento afrontábamos de una manera, hoy pesa un poquito más. El calor, sin duda, es uno de los que más está costando al sumarse que hay que ir con mascarilla.

Las altas temperaturas se han adueñado de la mayor parte del país, dificultando el sueño de los españoles, que buscan cualquier remedio para dormir mejor. Hay múltiples problemas provocados por una mala calidad del sueño, como son la irritabilidad, la falta de concentración, la alteración de los estados de ánimo y, por tanto, un peor rendimiento laboral. Estos son los útiles trucos que debes seguir para conciliar el sueño más fácilmente.

La nostalgia del fin del verano también le pasa factura a Elena Furiase

 

Estos trucos también sirven para aquellas situaciones en las que no dispongamos de aire acondicionado:

Una buena ducha tibia, que no helada

No te duches con agua fría. Al contrario de lo que muchos podrían pensar, y también al contrario de lo que muchos hacen, darse una ducha de agua fría tiene un efecto rebote y no consigue bajar la temperatura corporal. Lo mejor que puedes hacer es darte una ducha de agua tibia antes de acostarte. ¡Refréscate!

Evita el aire caliente: ojo al ventilador

Muchas veces un ventilador no es la mejor opción. Lo que hace el ventilador es remover el aire caliente de la sala. Por eso, puedes colocar un bol con hielo o agua muy fría delante de las aspas para que el aire sea más fresco. Otra opción es colocar una sábana mojada en la ventana.

El aire acondicionado y el coronavirus

Opta por un pijama húmedo, pero no empapado

Si no tienes un pijama de verano que te ahuyente por completo del calor, puedes optar por humedecerlo o, en su defecto, unos calcetines. Eso sí, es importante que coloques bajo tu cuerpo una toalla para que vaya absorbiendo el exceso de agua para evitar el enfriamiento en el cuerpo. ¿Te atreves a probar? Es una fórmula muy buena para terminar con las eternas noches de calor.

La cena ligera siempre ayuda

Las comidas pesadas obligan al cuerpo a hacer más esfuerzo por digerirlas, lo que provoca más calor, además del que provocan si el plato es caliente. Por ello, algunas de las mejores opciones posibles son el gazpacho, las ensaladas y yogures. Es importante no saltarse la cena, porque es una de las comidas importantes del día, pero sí hay que intentar hacerla lo más ligera posible.

Uno de los principales trucos cuando no tengamos aire acondicionado es en la medida de lo posible evitar que entre el sol. Conviene mantener las persianas semibajadas y las ventanas cerradas durante las horas calurosas del día. El secreto para mantener una casa fresca sin aire acondicionado está en crear un entorno de sombra en la vivienda. Las cortinas opacas son más efectivas que las translúcidas. El resultado de los toldos es más eficaz, ya que el efecto es el mismo pero fuera de la casa; aunque su instalación es más cara y no siempre está autorizadas.

alimentos sanos

 

También te puede interesar...

El peligro que corren los demás si decides usar una mascarilla FFP2

Relacionados

CADENA 100